viernes, 14 de marzo de 2014

Series que perdieron el norte en algún momento de su trayectoria

Las series de televisión tienen la ventaja de poder desarrollar mucho mejor a sus personajes y las tramas que en ellas nos encontramos, debido a su mayor duración con respecto a una película. Pero lo que en muchas ocasiones es una ventaja, en otras puede llegar a ser un gran inconveniente, por bajas inesperadas en el equipo responsable, bajadas de presupuesto inesperadas o simplemente, por una mala planificación o tomar el camino equivocado. Pongamos algunos ejemplos de ello:

Spartacus: Sangre y Arena

Spartacus: Sangre y Arena nos contaba la vida del famoso gladiador rebelde Espartaco. La serie destaca por su gran violencia gráfica, contenido sexual y lenguaje explícito. El guión y las interpretaciones son excelentes y las espectaculares batallas se intercalaban perfectamente con las tramas propias de la época, consiguiendo un producto que jamas resultaba aburrido ni repetitivo.

Sin embargo, con la segunda temporada ya anunciada, a su excelente protagonista, Andy Whitfield, le fue diagnosticado un linfoma que finalmente acabó con su vida. Antes consiguió rodar una pre-cuela en forma de miniserie llamada 'Espartaco: Dioses de la Arena'', que consta de seis episodios.

En mi opinión, a partir de la segunda temporada, titulada 'Spartacus: Vengeance' y protagonizada por Liam McIntyre, la serie perdió gran parte de su esencia, derivando en un producto de mucha menor calidad, hasta tal punto que no llegué a acabar de verla. Una verdadera lastima que aun me tiene mosca, ya que la primera temporada es excelente.  



Prison Break


La primera temporada de esta serie es sencillamente genial. Nos cuenta la historia de un arquitecto de Illinois que se introduce en la prisión de Fox River para sacar a su hermano, injustamente condenado a pena de muerte, a través de un elaborado plan de fuga. Su ritmo es trepidante, los personajes inolvidables y muy carismáticos, los capítulos perfectamente rodados y enlazados entre si... Una maravilla de serie.

Tras finalizar la primera temporada con la fuga de nuestros protagonistas, el público se preguntaba que derroteros cogería la serie. La verdad es que sus creadores consiguieron mantener la expectación, bajando algo su calidad pero continuando en la brecha, aunque con 15 o 16 episodios hubiera bastado para cerrarla brillantemente.

Pero como había que estirar las ganancias acabaron realizando una tercera temporada en la que decidieron arreglar las cosas metiendo a varios personajes de nuevo en prisión. Nada sería ya ni parecido a su excelente comienzo. De la cuarta temporada ya ni os comento, ¿para que?, es mas de lo mismo.



Lost (Perdidos)


Nos cuenta la historia de un grupo de supervivientes de un accidente de aviación en una isla del Pacífico aparentemente desierta, una isla en la que suceden cosas muy extrañas. Luchando por la supervivencia, casi medio centenar de personas mostrarán lo mejor y lo peor de sí mismas.

Al igual que ocurre con las dos anteriores, la primera temporada de 'Perdidos' es prácticamente impecable. Su espectacular episodio inicial da paso a uno de los guiones mas elaborados de los que he podido disfrutar. La supervivencia de sus protagonistas se entrelaza con sus pasos en la vida hasta llegar a formar parte del fatídico vuelo.

En la segunda y tercera temporada la cosa empeora, pero la serie sigue manteniendo gran parte de su alma y consigue mantener el interés de una forma aceptable. Pero en la cuarta temporada, quitando un episodio que es de los mejores de la serie, la cosa va de mal en peor y de aquí en adelante pierde todo su esplendor.



Dexter


Dexter Morgan es un hombre extraño. Cuando era niño (Michael C. Hall), fue maltratado y abandonado por sus padres. Ahora es un importante forense patológico, pero bajo su carismática personalidad, se esconde un terrible secreto: da rienda suelta a sus tendencias homicidas buscando, atrapando y asesinando brutalmente a despiadados criminales que han conseguido escapar a la acción de la justicia. Basada en una novela de Jeff Lindsay: "Darkly Dreaming Dexter".

Este caso guarda cierta similitud con el anterior, siendo su primera temporada realmente magnífica, pero al contrario que 'Perdidos', 'Dexter' consigue mantenerse durante cuatro temporadas en un nivel excelente, comenzando en esta cuarta a perder algo de fuelle, pero tampoco demasiado.

Es a partir de la quinta cuando se vuelve repetitiva en sus tramas, perdiendo gran parte de la gracia que hasta entonces la hacía única en su género.



Estos son solo algunos ejemplos de lo que ha ocurrido con algunas de las mejores series que he podido disfrutar. ¿te ha ocurrido con alguna otra? ¿con cual? ¿estas de acuerdo conmigo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...