lunes, 29 de septiembre de 2014

Wolf Creek - Greg McLean (2005)

Wolf, Creek, McLean* Título original - Wolf Creek
* Año - 2005
* Duración - 99 min.
* País - Australia
* Director - Greg McLean
* Guión - Greg McLean
* Música - Frank Tetaz
* Fotografía - Will Gibson
* Montaje - Jason Ballantine
* Vestuario - Nicola Dunn
* Producción - David Lightfoot, Greg McLean y Matt Hearn
* Productora - True Crime Channel
* Género - Terror
* Reparto - John Jarratt, Cassandra Magrath, Kestie Morassi, Nathan Phillips, Guy O'Donnell, Andy McPhee, Geoff Revell
* Web oficial - http://www.wolfcreekthemovie.com/

Greg McLean es el responsable del guión y la dirección de este slasher en la hermosa y poco poblada Australia. Con el irrisorio cartel de 'Basada en hechos reales' (quien la vea o la haya visto entenderá el porqué), nos presenta la que es su opera prima, un trabajo que no saciará en exceso a los que gustan de este tipo de productos, por su interminable presentación y la ausencia de excesivas escenas explicitas. Nada nuevo bajo el sol.


Sinopsis: Nuestros protagonistas Kristy, Ben y Liz son tres jóvenes que tras una temporada de excesos en un paraíso deciden realizar una excursión por el Parque Nacional de Wolf Creek en Australia, donde se encuentra el segundo mayor cráter formado por un meteorito al caer sobre la tierra. Con un destartalado coche comprado para la ocasión, inician un viaje que los lleva a un lugar hermoso pero poco habitado, en el que comenzarán sus problemas cuando el coche decida no arrancar a la hora de volver a la civilización.

Wolf, Creek, McLean

El director: Greg McLean encauzó su vida hacia el cine tras acabar su formación como artista especializado en pintura, tras lo que estudió en el Instituto Nacional de Arte Dramático (NIDA), completando un diploma de postgrado en dirección. En sus comienzos trabajó con el director de teatro Neil Armfield , y con Baz Luhrmann y Catherine Martin en la Ópera de Australia.

Wolf, Creek, McLeanSu primer cortometraje 'Contended', ganó el premio de oro de la Sociedad de Cineastas Australiana (AEC). Su segundo cortometraje 'ICQ' (2001) se proyectó en el Festival Internacional de Cine Independiente de Nueva York, ganando el premio al "Mejor Director de Cortometraje". En 2005 escribió, dirigió y produjo su primer largometraje titulado 'Wolf Creep', que es el que hoy nos ocupa. En 2007 escribió, dirigió y produjo 'El territorio de la bestia', un trabajo bastante infravalorado en mi opinión, en el que mezcla terror y thriller con un toque de cine de aventuras que me sorprendió bastante, para bien claro. Nos cuenta la historia de un grupo de turistas de excursión por un río que atraviesa un parque natural, que son atacados por un cocodrilo enorme.

En 2013 volvió a escribir, dirigir y producir la secuela de la película que hoy tratamos, 'Wolf Creep 2', en el que John Jarratt vuelve a ponerse en la piel del asesino Mick Taylor en un producto muy similar al primero, pero que para algunos pierde parte de la"gracia" y la seña de identidad que esta tenía. Para 2005 se espera el primer trabajo del director en Estados Unidos, el thriller sobrenatural '6 Miranda Drive'. En el reparto se encuentran Kevin Bacon, Radha Mitchell, David Mazouz y Lucy Fry, contandonos la historia de una familia que tras visitar el Gran Cañón del Colorado, regresan a casa con algo mas que un souvenir, una fuerza sobrenatural que se alimenta del miedo.

La película: 'Wolf Creep' sigue la estela de una infinidad de trabajos con características muy similares que inundan desde hace un tiempo las carteleras, los slashers. Dichas características son fácilmente reconocibles:  un grupo de personas, generalmente adolescentes con no muchas luces, son eliminados poco a poco por el asesino en serie de turno. No esperen mas porque no lo hay. La gracia está en saber si los eliminará a todos o se librará alguno.

En esta ocasión el numero de adolescentes se reduce a solo tres, algo que obliga al director a realizar una interminable presentación hasta llegar a la parte en la que sus protagonistas serán victimas del acoso del asesino. Y claro, dicha primera parte hay que llenarla con algo, por lo que en el caso que nos ocupa, disfrutaremos de un buen número de bellas postales de Australia, entre las que serán introducidas varias escenas totalmente innecesarias y sin sentido alguno (la escena de la gasolinera, la historia de los extraterrestres, la casualidad de pararse dos relojes a la vez...), la lista es bastante hermosa.

Tras ello hará acto de presencia el asesino, que en esta ocasión es una especie de Cocodrilo Dundee con los papeles perdidos, interpretado por John Jarratt de forma convincente. Es entonces cuando la película coge algo de fuelle, regalándonos varias escenas bastantes desagradables, pero sin un uso excesivo de la casquería, algo que también reprocharán los incondicionales de un género que vive de ella. Lo que mas me molesta en este tipo de trabajos es lo poco que los guionistas respetan la inteligencia de los espectadores, algo fácilmente comprobable viendo como actúan las víctimas bajo presión y esta no es una excepción.

Wolf, Creek, McLean

Los apartados técnicos son en general correctos, pero sin realizar excesivas florituras. Destaca la ya mencionada fotografía, que sin ser un alarde de ingenio, si que nos regala imágenes de una belleza natural, las de un continente tan hermoso como es Australia. Lo verdaderamente reseñable es la habilidad del director para crear una atmósfera opresiva que va en aumento conforme la cinta avanza, comenzando por una utilización de la cámara que recuerda en algunos momentos a un documental, sobre todo en su parte inicial, pero que al llegar a la parte caliente de la misma, muestra un talento innato del director para tenernos en vilo constantemente. En ella resulta curioso como, sin llegar a ser totalmente explicito en muchas escenas, es capaz de realizar un alegato de la violencia de una forma muy retorcida.

En cuanto al trabajo de sus protagonistas hay que decir que sigue la linea general de la película, cumpliendo con el, pero sin destacar en exceso. El trío de adolescentes está formado por Nathan Phillips (Serpientes en el avión y Neighbours), que interpreta al "guaperillas" Ben Mitchell, Kestie Morassi (En la Oscuridad de la Noche y Neighbours) como Kristy Earl y Cassandra Magrath (The Pacific y Neighbours) en el papel de Liz Hunter. John Jarratt es Mick Taylor, el sádico asesino que realmente lleva el protagonismo de esta oda a la violencia gratuita. Tras su apariencia de amable y campechano lugareño se esconde el principal reclamo de la cinta.

También aclarar que el reclamo "basado en hechos reales" es lo que acabo de decir, un reclamo. En realidad está inspirada en los asesinatos de jóvenes mochileros cometidos por Ivan Milat en el suroeste de Sidney, así como en la desaparición del turista británico Peter Falconio y el asalto de su novia Joanne Lees en julio de 2001. El asesino tampoco está inspirado en un personaje real, sino que fue creado utilizando diversas características de varios asesinos reales Australianos. Decir que la película está basada en hechos reales es, como mínimo insultante, pero esto funciona así...

Conclusión: He de reconocer que no puedo ser totalmente ecuánime con este trabajo, ya que pertenece a un género que nunca ha sido un plato que haya disfrutado en exceso, algo agrandado por las pocas innovaciones que en el se producen. Aún así, la película tuvo una buena acogida por parte del público, así que si te encuentras entre los que disfrutan de el, creo que puede llegar a ser de tu agrado. Como dije con anterioridad, me gustaría ver un ejemplo en el género en el que sumaran mas de seis neuronas entre sus protagonistas, algo que cada día me parece mas imposible. Cosas de esto del cine.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...