miércoles, 19 de noviembre de 2014

El mundo de Leland - Matthew Ryan Hoge (2003)

Leland, Ryan, Hoge* Título original - The United States of Leland
* Año - 2003
* Duración - 108 min.
* País - Estados Unidos
* Director - Matthew Ryan Hoge
* Guión - Matthew Ryan Hoge
* Música - Jeremy Enigk
* Fotografía - James Glennon
* Montaje - Jeff Betancourt
* Producción - Kevin Spacey, Bernie Morris, Jonah Smith y Palmer West
* Productora - Paramount Pictures
* Género - Drama
* Reparto - Don Cheadle, Ryan Gosling, Chris Klein, Jena Malone, Lena Olin, Kevin Spacey, Michelle Williams, Ann Magnuson, Martin Donovan, Sherilyn Fenn
* Web oficial - http://www.paramountclassics.com/leland/main.html


Matthew Ryan Hoge es el responsable del guión y la dirección de este brillante trabajo que basado en un acto detestable, lo utiliza para hablarnos de una infinidad de temas que campan a sus anchas en nuestro mundo. Con la producción de Kevin Spacey, que se guarda un pequeño papel para si, y el protagonismo de Don Cheadle y Ryan Gosling, estamos ante una historia que merece la pena ser vista.

Leland, Ryan, Hoge

Sinopsis: Leland (Ryan Gosling) es un joven de 15 años muy diferente a lo habitual. Su comportamiento es el de alguien mucho mayor y posee una mente capaz de ver cosas que casi ningún ser humano alcanza a visualizar, como por ejemplo la tristeza en los demás. Un día acaba con la vida de un niño autista y es ingresado en un centro de educación juvenil donde se hará cargo de su caso el profesor Pearl Madison (Don Cheadle), que intentará averiguar el porqué ha cometido un acto tan atroz, mientras que en el exterior toda la comunidad tendrá que aprender a convivir con las consecuencias de tan trágico suceso.

El director: Matthew Ryan Hoge es un escritor y director de cine estadounidense. Se crió en Thornton, un suburbio del norte de Denver, Colorado. Cursó sus estudios en el Horizon High School, donde participó en el programa de teatro de la escuela y se interesó por las ideas del filósofo Albert Camus. También curso una BFA en escritura para cine y televisión en el USC School of Cinema-Television, en 1996.

Leland, Ryan, HogeEn su carrera debutó con 'Self Storage' en 1999, en la que escribió su guión, interpretó el papel de Matthew Hoge, realizó la edición y la dirigió. En ella nos cuenta la vida de dos amigos, Charlie y Jay, que buscan tocar fondo para solo poder subir después. Tras pasar dos años ejerciendo de profesor dentro del sistema judicial juvenil de Los Ángeles, decidió plasmar sus experiencias con chicos similares al protagonista de 'El mundo de Leland'. Escribió su guión y fue rechazado por varias productoras reacias a apostar por el, hasta que este cayó en las manos de un Kevin Spacey que vio posibilidades en el, produciendola e interpretando el papel de Leland.

En el 2004 apareció en un episodio de la serie documental 'Anatomy of a Scene', que se emitía mensualmente y seguía la creación de una película desde el punto de vista de su director y otros personajes fundamentales en su elaboración. Se comenta que busca financiación para un nuevo proyecto del que poco podemos contar, ya que mantiene su guión en secreto.

La película: 'El mundo de Leland' es un trabajo que ha creado ciertas contradicciones en mi tras su visionado. Estamos ante una película que ha vuelto a llegarme como lo hizo la primera vez (esta es la segunda vez que la veo, de la primera hace ya unos años), pero que también me ha dejado esa extraña sensación de ocasión perdida, por poder haber llegado mucho mas alto. Aún así es un trabajo que recomiendo sin lugar a dudas, ya que no tiene nada que ver con una de esas historias de adolescentes problemáticos que inundan las sobremesas de ciertos canales de pago, aún compartiendo con ellas una infinidad de clichés que la hacen perder un par de puntos.

En cuanto comienza y desde su prólogo, seremos acompañados por la voz del protagonista que comienza a contarnos su historia, advirtiéndonos de que no recuerda lo que ocurrió el fatídico día que cambiará la vida de todos los que le rodean. Se expresa con claridad y brillantez, atrayendo para si la atención de un espectador que será incapaz de creer que un chico así ha sido capaz de realizar un acto tan salvaje, necesitando respuestas a varias cuestiones, pero sobre todo al porqué de los hechos, algo que nos acompañará hasta su brillante epílogo.

Leland, Ryan, Hoge

Pero Leland no es tan solo la historia de un joven inadaptado y con claros problemas mentales, aunque es lo que parece, sino que es todo un estudio de como es la naturaleza del ser humano, de su distinción de lo que está bien y lo que está mal, de la moralidad que aparentemente rige nuestra sociedad y de un sinfín de cosas mas que no voy a enumerar en su totalidad para no resultar cansino. Y es que poniendo el foco de atención en las vidas de todos los que rodean a Leland, su guión nos habla de como somos conscientes de casi todo lo que realizamos mal durante nuestras vidas, pero igualmente incapaces de cambiarlo sin una ayuda externa, si un fuerte catalizador que nos abra los ojos y que en esta ocasión es el terrible suceso que ocurre.

Dicho guión es uno de los fuertes de este trabajo, bien estructurado y por momentos brillante, nos regala diálogos que en su mayoría resultan brillantes y muy pocas veces vacíos. Su historia principal está bien relatada, aunque pueda parecer a algunos que finaliza de forma un tanto abrupta, opinión que yo no comparto. Donde flaquea es en algunas de las historias paralelas que nos muestra, o mas bien en como las desarrolla. El ejemplo mas claro es el del padre de Leland, interpretado por el brillante Kevin Spacey, un personaje que se me antoja desaprovechado por completo, al no darle la suficiente participación en la historia, aunque puede que el director quisiera que esta representase la relación que este tenía con Leland, prácticamente inexistente.

La dirección también resulta brillante, mas aún teniendo en cuenta la escasa experiencia de un Matthew Ryan Hoge que realiza una buena labor tras las cámaras, al igual que en la dirección de actores. La verdad es que no llego a comprender el porqué este hombre no ha trabajado en mas proyectos, aunque he de reconocer que no tengo los datos suficientes como para opinar al respecto. También destacan la fotografía de James Glennon, cuya principal ocupación en cine y televisión fue como director de fotografía ('A propósito de Schmidt', 'Carnivàle' o 'Deadwood') y la banda sonora de Jeremy Enigk, muy apropiada para la película, aunque muy alejada de pasar a la historia.

Leland, Ryan, Hoge

En el reparto sobresalen dos nombres por encima de todos, el de un Ryan Gosling al que le van como anillo al dedo este tipo de papeles, con esos ojos tristones de mirada casi siempre perdida, aprovecha al máximo esa carencia de expresividad que imprime a su rostro. El otro es el de Don Cheadle, que realiza una excelente labor en el papel de la única persona que puede e intenta averiguar el porqué del comportamiento de nuestro protagonista, aunque sea sacando partido de ello. En el resto hay un poco de todo, aunque el nivel general es bastante bueno. Destacar también a un Kevin Spacey que, a pesar de tener un personaje poco desarrollado y mucho mas aprovechable, solo necesita plantarse ante las cámaras para desplegar toda su magia. Un actorazo al que me gustaría ver mucho mas en cartelera.

Conclusión: Me resulta inevitable comparar 'El mundo de Leland' con 'Tenemos que hablar de Kevin', dirigida por Lynne Ramsay en 2011, un trabajo similar en su argumento pero muy diferente a este, sobre todo en su planteamiento. Mientras que en la segunda la atención se centra en su protagonista y en su familia, pero sin llegar nunca a desgranar los posibles motivos de sus actos, en esta el director es capaz de hacer que el espectador llegue a comprender en parte los motivos de algo totalmente injustificable, o al menos que llegue a empatizar con un monstruo tan sensible que llegue un momento en el que solo vea la tristeza en las personas. Ambas son altamente recomendables, cada una con su estilo propio, aunque he de reconocer que esta es una película mucho mas fácil de ver, aunque ambas sean tan difíciles de digerir.

Por cierto, un pensamiento que me ronda la cabeza: en una sociedad en la que el individuo está cada vez mas aislado, algo cada vez mas favorecido por el avance de la tecnología, y que aparta sin miramientos a todo el que no siga las reglas del juego impuestas, sin preocuparse en ningún momento de las consecuencias mentales que esto le pueda suponer, ¿cuantos Kevin y Leland en potencia estamos cultivando? Yo, por desgracia, conozco a algunos candidatos... Espero equivocarme.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...