viernes, 2 de enero de 2015

Mil veces Buenas Noches - Erik Poppe (2013)

Mil, veces, Noches, Erik, Poppe* Título original - Tusen ganger god natt (A Thousand Times Goodnight) (1,000 Times Good Night)
* Año - 2013
* Duración - 117 min.
* País - Noruega
* Director - Erik Poppe
* Guión - Erik Poppe, Harald Rosenløw-Eeg
* Música - Armand Amar
* Fotografía - John Christian Rosenlund
* Montaje - Sofia Lindgren
* Producción - Finn Gjerdrum y Stein B. Kvae
* Productora - Coproducción Noruega-Irlanda-Suecia; Zentropa International Sweden / Film i Väst
* Género - Drama
* Reparto - Juliette Binoche, Nikolaj Coster-Waldau, Maria Doyle Kennedy, Larry Mullen Jr., Mireille Darc, Lauryn Canny, Adrianna Cramer Curtis, Mads Ousdal


Erik Poppe es el responsable del guión junto a Harald Rosenløw-Eeg y dirige este drama en el que nos retrata la vida de una reportera en zonas conflictivas y las dificultades que tiene para compatibilizarla con su vida familiar. Un trabajo que pasará tan inadvertido para muchos como el horror que retrata su protagonista, pero con el que me he llegado una grata sorpresa. Aviso para navegantes: si no soportas las películas de un ritmo pausado, dirige tu mirada en otra dirección.

Mil, veces, Noches, Erik, Poppe

Sinopsis: Rebecca (Juliette Binoche) es una magnífica reportera especializada en transmitir los horrores que se cometen en cualquier conflicto armado, generalmente en países de lo que llamamos del tercer mundo. Sus problemas comenzarán cuando resulte gravemente herida en el transcurso de un reportaje. Tras regresar a casa junto a su marido, que recorrerá medio mundo para recogerla y llevarla junto a sus dos hijas, este le confesará que no lo resisten mas, dándole un ultimátum para que elija entre su trabajo o su familia.

El director: Erik Poppe es un guionista y director noruego de cine nacido un 24 de junio de 1960. Poppe comenzó su carrera como fotógrafo para el periódico 'Verdens Gang', tras lo que se graduó como director de fotografía en el 'Dramatiska institutet' en Estocolmo, Suecia, en 1989. Tras ello logró un gran éxito como director de fotografía para todo tipo de anuncios, además de comenzar a ejercer como tal en vídeos musicales, cortometrajes y documentales, por lo que tiene en su país un gran prestigio.

Mil, veces, Noches, Erik, PoppeEn la dirección debutó en 1998 con el largometraje 'Schpaaa (Bunch of Five)'. Se trata de un drama sobre un par de adolescentes de entre 14 y 15 años que forman parte de una banda criminal de Oslo. Es la primera de su trilogía conocida como 'Oslo', que hasta 'Mil veces Buenas Noches', copaba toda su filmografía. Su siguiente trabajo tras las cámaras fue 'Hawaii, Oslo' (2004), un excelente drama sobre cinco historias de amor que se influencian entre si. Un excelente trabajo, sin duda. Cuatro años mas tarde presentó la película que cierra su trilogía, 'Aguas turbulentas' (2008), un nuevo drama sobre un ex-convicto que tras cumplir su condena comienza a trabajar como organista en una iglesia. La película narra simultáneamente dos historias de superación del pasado que tienen un importante punto en común y es, como mínimo, igual de buena que la anterior, aunque quizás sea incluso mejor.

La película que hoy nos ocupa, 'Mil veces Buenas Noches', ha sido su último trabajo como director. Su próximo trabajo está siendo rodado en la fortaleza de Oscarsborg, en una zona costera cercana a la ciudad de Drøbak, y se titulará 'Three Days in April' (Tre døgn i april).

La película: Hay que reconocer que 'Mil veces Buenas Noches' no es un trabajo que guste a todo el mundo. Uno de los principales motivos para ello es su parsimonioso ritmo, que tras un comienzo fulgurante, domina casi toda la película. El principal motivo para ello es lo que el director nos quiere contar, la encrucijada en la que se ve envuelta una excelente fotógrafa obsesionada con su trabajo que es además esposa y madre de dos hijas.

A quien llame la atención lo expuesto hasta ahora descubrirá un trabajo excelentemente filmado e interpretado, que a mi me ha llenado bastante, aún teniendo sus pequeños peros. Quien busque la historia de una reportera en acción se quedará con la miel en los labios, ya que aunque en el se hace mención a dicho trabajo, mostrándolo en su comienzo, en pocos momentos durante el metraje y en su contundente final, no es este el tema principal que trata el film, algo que a algunos agradará y a otros muchos decepcionará.

Dicho esto, lo primero que hay que destacar en la película es el magnífico trabajo de su director y co-guionista, que deja entrever su dilatada experiencia en el mundo del cine y la fotografía. La belleza que consigue imprimir a todo lo que nos muestra es uno de los pilares de esta historia, dejándonos innumerables estampas para el recuerdo. También se nota su influencia en la brillante fotografía de John Christian Rosenlund, principal valedora de la belleza anteriormente mencionada.


Uno de los principales problemas de este trabajo viene de su guión, que tras un comienzo notable y un excelente desarrollo de su personaje principal, pierde parte de su fuerza en la forma en la que nos muestra la parte dramática, en la que nuestra protagonista intenta superar los problemas que su trabajo le crea con su familia. Está bien descrita, pero hay un par de momentos que resultan un tanto extraños, aunque no puedo indicarles cuales para no estropear su visionado. De igual forma, hay personajes no tan bien desarrollados como el principal, por ejemplo el que interpreta Nikolaj Coster-Waldau en el papel del marido de Rebecca, el cual acaba importando en la historia menos de lo que debería. Quizás sea en la parte central del trabajo donde este pierde algunos enteros, faltándole cierta fuerza y mayor dramatismo, aunque no sean problemas de suficiente importancia como para dejar de disfrutarla. Además hay que valorar el amplio abanico de temas que trata y las preguntas que deja en el aire, que le dan una gran riqueza al resultado final.  

En cuanto a las interpretaciones, hemos de destacar a la brillante actriz y bailarina francesa Juliette Binoche ('La insoportable levedad del ser', 'Los amantes del Pont-Neuf', 'Tres colores: Azul', 'El paciente inglés', etc.), que como ya nos tiene bastante acostumbrados, realiza una soberbia interpretación de la reportera en cuestión. Otro magnífico papel que añadir a su dilatada y brillante carrera como actriz. También hay que hacer mención especial a la joven y totalmente desconocida actriz Lauryn Canny, que da vida a la hija mayor de nuestra protagonista de forma brillante. Su futuro en esta profesión es muy esperanzador, por lo que habrá que estar atentos a sus evoluciones. Nikolaj Coster-Waldau, en el papel del esposo de la protagonista, realiza un buen trabajo, aunque empequeñece al lado del de Binoche y por la escasa relevancia de su personaje.

Por lo tanto, es la relación entre los dos personajes interpretados por las dos actrices mencionadas el que le da parte de la fuerza de la que adolecen otras al film, dejándonos algunas escenas para el recuerdo. Destaca una en la que madre e hija observan el trabajo de la primera en un ordenador y tras aparecer la foto de una joven a la que han amputado los labios y las orejas como aviso a su pueblo rebecca explica: "Me encontraba en el Congo en aquel momento, pero a la gente le interesaba mas la noticia de que París Hilton se había bajado sin bragas de un coche que lo que estaba pasando en el mundo".

Conclusión: 'Mil veces Buenas Noches' es una buena película que paga demasiado cara su falta de nervio en algunos momentos puntuales y un par de situaciones que nos deja su guión. Sin ambas cosas, estaríamos hablando de un trabajo de los que dejan una huella difícil de borrar. Destacar a las dos actrices anteriormente mencionadas, Juliette Binoche y Lauryn Canny, la gran belleza de sus imágenes y la hermosa banda sonora, a cargo de Armand Amar, además de la cantidad de dilemas que plantea y las situaciones que denuncia. Mi consejo es que la disfruten tranquilamente, merece la pena sin duda.


Fuentes consultadas: Filmaffinity y Youtube

1 comentario:

  1. Muy agradable de principio a fin! ¿Cómo lograr el equilibrio entre los afectos y la pasión profesional? Es complicado ¿no lo creen? A Thousand Times Good Night, aborda esa tirantez entre lo que se debe y lo que se quiere hacer es el eje principal del film de Poppe. Y en ese desarrollo, el director noruego plasma de forma correcta, respaldado por la gran actuación de Binoche, la cotidianeidad de los reporteros de guerra: las situaciones a las que se enfrentan y el deseo de que, el captar una imagen, no sea sólo eso sino el hacer visible a una persona o momento, sin permitir que pase inadvertida. En definitiva este film tiene la capacidad de atrapar al espectador. El inicio y el final son dos momentos claves que le aportan un cierre narrativo a la historia, pero no es suficiente porque esa expectativa no se mantiene durante toda la película.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...