sábado, 3 de enero de 2015

[•REC] 4: Apocalipsis - Jaume Balagueró (2014)

* Título original - [•REC] 4: Apocalipsis
* Año - 2014
* Duración - 95 min.
* País - España
* Director - Jaume Balagueró
* Guión - Jaume Balagueró, Manu Díez
* Música - Arnau Bataller
* Fotografía - Pablo Rosso
* Montaje - David Gallart
* Producción - Julio Fernández y Carlos Fernández
* Productora - Filmax
* Género - Terror. Acción | Zombis. Pandemias. Aventuras marinas. Secuela
* Reparto - Manuela Velasco, Héctor Colomé, Mariano Venancio, Críspulo Cabezas, Paco Manzanedo, Emilio Buale, Ismael Fritschi, María Alfonsa Rosso, Carlos Zabala, Khaled Kouka, Paco Obregón, Javier Laorden, Cristian Aquino


Jaume Balagueró escribe junto a Manu Díez y dirige la que es su vuelta a la brillante y exitosa saga a la que dio vida en 2007. La cuarta vuelta de tuerca que se efectúa en ella, con el único problema que en esta ocasión la tuerca se pasó de rosca. Su resultado, lejos de mejorar los de la anterior entrega, consiguen diluir parte de la esencia que la hacía diferente, dando como resultado un trabajo bastante plano y que no aprovecha el juego que podría haber dado su escenario. Las elecciones en el casting ponen la guinda.

REC, Apocalipsis, Balagueró

Sinopsis: Guzmán (Paco Manzanedo) y Lucas (Críspulo Cabezas) son dos de los cuatro integrantes del grupo que entra en el bloque infestado para colocar cargas explosivas que eliminen la amenaza, pero en el transcurso de la operación son atacados, siendo los únicos supervivientes junto a la reportera Ángela Vidal (Manuela Velasco). Los tres despiertan en un barco en alta mar, donde bajo el mando del Dr. Ricarte (Héctor Colomé) se intenta contener la infección y encontrar una cura, aunque de precio de esta sea muy, muy caro.

El director: Jaume Balagueró i Bernat es un director de cine español nacido en Lérida, Cataluña, un 3 de noviembre de 1968. Se graduó en Ciencias de la Comunicación y estudió cine en el 'Centre d'estudis cinematogràfics de catalunya' (CECC), tras lo que ejerció como periodista y presentador radiofónico (La espuma de los días, en Radio Hospitalet) antes de abordar su primer trabajo en cine, el cortometraje 'Alicia', con el que triunfaría en el Festival de Sitges. En su segundo cortometraje 'Días sin luz' (1995), consolidaría un estilo que perduraría en sus siguientes obras, y que atraería el interés de los productores.

REC, Apocalipsis, Balagueró
Foto de Adria Costa
En 1999 dirigió su primer largometraje, 'Los sin nombre', una adaptación de la novela homónima de Ramsey Campbell, con la que ganó el Meliès de Oro a la mejor película fantástica europea de ese año, suponiendo su despegue a nivel internacional. Tras dirigir junto a Paco Plaza el documental 'OT: la película', dirigió 'Darkness' (2002), una cinta de terror sobrenatural sobre una casa encantada, tras ella dirigió 'Frágiles' (2005), un trabajo similar al anterior pero desarrollado en un antiguo hospital; en 2006 realizó el largometraje 'Para entrar a vivir', para la serie televisiva 'Películas para no dormir'; en 2007 inauguraba la saga '[•REC]', dirigiendo en 2009 '[•REC]²', que obtuvo una acogida algo peor.

Tras el cortometraje 'Miedo' (2010), dirigió su último largometraje de éxito anterior al que hoy nos ocupa, 'Mientras duermes' (2011), una maravilla protagonizada por Luis Tosar, Marta Etura y Alberto San Juan que no debéis perderos. En 2014 dirigió el corto 'Inquilinos', en cuyo reparto encontramos a Antonio de la Torre, Manuela Velasco, Fele Martínez, Dolores Martín y Margarita Calatayud.

La película: Tras el discreto éxito de la anterior entrega, la única en la que Balagueró no ejerce de director, el director regresa a la saga para realizar un nuevo intento por revitalizarla, algo que por desgracia se ha quedado en eso, en un intento. Las razones para ello son varias, comenzando por su libreto, incapaz de transmitir la angustia y la tensión que maravilló a muchos de los seguidores del género en su primera entrega. La trama se ha vuelto repetitiva, algo que ni los giros que el director y Manu Díez, autores de su guión, intentan introducir, consiguen evitar.

Además de ello, lo que en un principio parece ser una buena baza, la elección de un escenario tan propicio como un enorme barco que tanto juego puede dar a una historia de este tipo, acaba por ponerse también en su contra, ya que no es aprovechado con una trama bien hilada. Por el contrario, asistimos a una breve exposición de los hechos, tras la que los acontecimientos se precipitan de forma demasiado brusca. Esto obliga a alargar en exceso la parte central y final de la película, para así intentar suplir ese desarrollo que se me antojaba propicio y necesario. Ocurre aquí todo lo contrario que en trabajos como 'Alien, el octavo pasajero', en los que el guionista y el director alargan la trama hasta el clímax final, aprovechando al máximo la garra que da el suspense y la intriga.

REC, Apocalipsis, Balagueró

Para colmo, ninguno de sus personajes están suficientemente bien desarrollados, ni tan siquiera consiguen que el espectador sienta cierta empatía con ellos, al menos es lo que a mi me ocurrió. Este es un lastre demasiado grande como para que el resultado final sea decente, obligándote a pedirle a gritos a las criaturas que acaben su trabajo de una puñetera vez, algo impensable en este tipo de films. Tienen que tener en cuenta una cosa al leerme: esta es la cuarta parte de una saga cuyo primer trabajo me pareció genial, una película con rasgos propios característicos que la hacían diferente a las demás del subgénero, por lo que no puedo mas que compararla con esta, de ahí muchas de mis quejas. Quizás quien solo quiera ver una película al uso de zombis, sea capaz de disfrutarla mejor que yo.

Y lo anterior lo exponía porque en esta entrega se ha cambiado todo lo que caracterizaba a la primera, absolutamente todo, algo que no logro entender por mas que lo intento. La cámara en mano que antes era una de las protagonistas ha sido desintegrada, para en su lugar usar las convencionales y entremeter algunas imágenes sin importancia alguna de las cámaras de seguridad. El colmo llega cuando se produce un ataque. Lo que antes era incluso invisible, si se movía algo la cámara o se caía, ahora está filmado en primer plano, pero con un movimiento convulso de la cámara que te impide ver mas que una masa deforme atacando a un humano. Totalmente desconcertante y mucho mas mareante. En la primera la música era prácticamente inexistente en casi toda la película, algo que daba una sensación de realidad que aquí se ha perdido al introducir música mas propia de un trabajo de acción que de uno de terror.

Continuamos para bingo, Jaume Balagueró siempre se ha caracterizado por ser un creador de atmósferas excelente, algo por lo que lo admiro desde siempre. Aquí esto lo ha dejado de lado, no pudiendo un servidor recordar una sola escena que haya conseguido, si no ponerme los pelos de punta, al menos darme algún pequeño sobresalto. El terror se bajó del barco antes de zarpar, porque ya se olía lo que se cocía en su interior. Claro, si le quitas el terror a una película de zombis, ¿que nos queda?, algo mas parecido a un manicomio fuera de control que a otra cosa.

REC, Apocalipsis, BalagueróY para poner el broche de oro a todo el guiso anteriormente comentado, nos queda el plato principal, la elección del reparto. Si en la primer entrega destacaba la naturalidad de sus integrantes, que conseguían desde el primer momento que te pusieses en su lugar y te creyeras lo que estabas viendo, aquí no se ha podido meter mas la pata. No quiero extenderme demasiado pegando palos a todo cristo, pero es que no hay ninguno que sea mínimamente creíble. En muchas ocasiones te parece estar viendo una telenovela de poca calidad o una serie barata de televisión.

Para colmo, a Manuela Velasco que bordaba el papel que tenía en la original, la obligan a realizar uno totalmente opuesto que no le va nada. Solo hay que ver los posters para comprender que nuestra dulce reportera es ahora la hermana gemela de Lara Croft a la española. Bastante lamentable vaya.

Conclusión: Se que a muchos le parecerá excesiva mi crítica, de hecho incluso a mi me resulta difícil maltratar a un director que está entre mis favoritos dentro del panorama nacional, pero es que esta no hay por donde cogerla. Todo lo que hacía grande a la primera de la saga se fue para, por lo visto, no volver, algo que no acabo de entender. Se que en este arte hay que renovarse, pero eliminar todas las señas de identidad que te han hecho grandes, que te han dado el éxito, me parece poco menos que un suicidio, aunque habrá que ver las como ha salido el negocio, económicamente hablando, porque yo ya me lo espero todo. Además hay que decir que tras ver su final me imagino ya la próxima entrega, infectando a medio Bilbao con una merluza a la vasca o algo por el estilo. Espero tu próximo trabajo Jaume, seguro que te desquitas, o al menos eso espero.



Fuentes consultadas: Filmaffinity, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...