jueves, 19 de febrero de 2015

Cine negro: Una parada obligatoria

El cine negro, también conocido como film noir, es un género cinematográfico que tuvo su mayor apogeo en los años 40 y 50. Se trata de un género cuya definición es bastante imprecisa, siendo muchas veces confundido con otros, como el cine de gángsters, por poner un ejemplo claro. Por lo general, son películas que giran en torno a hechos delictivos y criminales, retratando una sociedad violenta, cínica y corrupta, en las que el tono fatalista de la narración y su estética son dos de sus claros exponentes.


Dicha estética tiene mucho que ver con el expresionismo alemán de principios del siglo XX, algo fácilmente entendible si observamos la coincidencia en el tiempo entre la época de mayor auge del género y la fuga masiva de directores alemanes y europeos a Estados Unidos, tras la aparición del movimiento nazi que tanto dolor trajo al mundo entero. Nombres tan ilustres como Michael Curtiz, Fritz Lang o Robert Siodmak exportaron al gigante estadounidense una iluminación capaz de trasmitir sensaciones por si misma y que tanto juego da con la fotografía en blanco y negro de la época. El uso de las sombras y los claroscuro son determinantes en la potenciación, no solo de algunas escenas, sino de las características de sus personajes.

El título del artículo tiene mucho que ver con lo que pretendo exponer, ya que muchos aficionados al cine no prestan suficiente atención a un género que nos ha dejado obras maravillosas, que han escrito páginas de la historia de este arte con letras de oro. Para dar muestra de ello pretendo poner algunos ejemplos, para que quienes no hayáis disfrutado mucho del género, os hagáis una idea de lo que os habéis perdido.


Continuar leyendo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...