lunes, 17 de agosto de 2015

Magia a la luz de la luna - Woody Allen (2014)

Magia, luna, moonlight, Woody AllenTítulo original - Magic in the Moonlight
Año - 2014
Duración - 97 min.
País - Estados Unidos
Director - Woody Allen
Guión - Woody Allen
Fotografía - Darius Khondji
Montaje - Alisa Lepselter
Producción - Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Edward Walson
Productora - Sony Pictures Classics / Dippermouth / Gravier Productions / Perdido Productions / Ske-Dat-De-Dat Productions
Género - Comedia, Romance
Reparto - Emma Stone, Colin Firth, Marcia Gay Harden, Jacki Weaver, Eileen Atkins, Simon McBurney, Hamish Linklater, Erica Leerhsen, Jeremy Shamos, Antonia Clarke, Natasha Andrews, Valérie Beaulieu, Peter Wollasch, Jürgen Zwingel, Wolfgang Pissors, Sébastien Siroux, Catherine McCormack
Web oficial - http://www.sonyclassics.com/magicinthemoonlight/


Magic in the Moonlight es el título del trabajo anual con el que Woody Allen nos tiene mal acostumbrados. Ambientada en los años 20, en esta ocasión regresa al formato de la comedia romántica clásica, para hablarnos de magia, espiritualidad, amor y del sentido que para cada cual tiene la propia existencia. ¿cine para todos los gustos?, el de Allen nunca lo fue. ¿lejos de sus mejores películas?, para muchos puede que si, pero si Woody la escribe y la dirige, difícilmente no llegará al aprobado alto, como mínimo, se trate del título que se trate. Personalmente me ha hecho pasar un buen rato, gracias a su exquisita ambientación, sus inteligentes diálogos, el trabajo de su magnífico reparto y, por encima de todo, el respeto con el que es tratado el espectador, a pesar de las equivocadas apariencias.

Magia, luna, moonlight, Woody Allen

Sinopsis: Stanley Crawford (Colin Firth) es un mago inglés que no cree en la magia, en los espíritus, en el mas allá, ni siquiera en Dios, por lo que además se dedica a desenmascarar a quienes se hacen pasar por médiums para engañar a los demás. Pero tras la llamada de su colega Howard Burkan (Simon McBurney), incapaz de desenmascarar a una jovencita llamada Sophie Baker (Emma Stone), Stanley viajará a la Costa azul francesa para hacerse cargo del difícil caso, sin adivinar que dicho viaje cambiará su vida para siempre.

La película: Mi idilio con el cine de Woody Allen continúa a pesar del paso de los años, aunque este se ha ido transformando con el paso del tiempo, no porque yo pierda o gane interés en el o porque crea que es mejor o peor su cine, algo que ha de juzgar cada cual, sino porque la nota media que como mínimo alcanzan sus películas han sobrepasado con los años a la nota media del cine en general que se estrena, o dicho de otra forma, sus películas suelen ser mejor que la mayoría de las opciones que poder ver, ni mas ni menos.

Entiendo que no sea un cine para todos los paladares, que pueda no ser del gusto de gran parte del tipo de público que hoy acuden a las salas de cine, mas propensos a la espectacularidad y a los efectos que a los diálogos largos y constantes, pero continúa dándome exactamente lo que le pido a un director cuando me siento a ver una obra, un buen rato de cine, algo que para mis gustos, un tanto peculiares, todo hay que decirlo, cada día escasea mas y mas. En esta ocasión regresa a la comedia romántica, y lo hace de la forma en la que yo disfruto de ella, tratando al espectador como un ser inteligente, ávido de algo mas que un tórrido romance en pantalla, en vez de enfocarla tan solo al segmento de público que mas tiempo echa ante el espejo antes de salir de casa.

Magia, luna, moonlight, Woody Allen

La sensación que me ha quedado tras disfrutarla es la de haber visto una película muy hermosa, además de entretenida e inteligente, algo que en el cine de Woody Allen no es excesivamente común. De hecho, creo que estamos ante uno de los trabajos con un mensaje mas positivo del realizador, que sin dejar de lado sus señas de identidad habituales, ha conseguido realizar un trabajo mucho menos dramático que la excelente Blue Jasmine (de la que os hablamos aquí), en la que los diálogos perdían fuerza ante las emociones, con una omnipresente Cate Blanchett que acaparaba para si toda la atención, para en su lugar contarnos una historia mucho mas optimista, en la que los diálogos recuperan su protagonismo, sin dejar tampoco de lado las emociones, y cuyos personajes reparten mas dicho protagonismo entre si.

El guión, escrito por el propio realizador, encierra lo mejor y lo peor de la película, ya según el gusto del que la visualice. Su historia principal es bastante simple, algo que para muchos será una tara difícil de superar, pero según mi opinión su mayor riqueza reside en la calidad de sus diálogos y en la variedad y trascendencia de los temas que en ellos se tratan, por lo que gana por un lado lo que pierde por otro. Estéticamente está muy conseguida, con una excelente ambientación de los años 20, decorados y vestuarios elegidos a la perfección y un uso de la cámara discreto y elegante. Gran parte del merito es del trabajo del realizador junto al director de fotografía, Darius Khondji (La novena puerta, La playa, Delicatessen, Amor, Seven), colaborador habitual de Woody Allen que regresa a su lado tras no estar junto a el en la mencionada Blue Jasmine.

Magia, luna, moonlight, Woody Allen

Su trabajo nos deja multitud de estampas para el recuerdo, sobre todo en hermosos paisajes naturales donde se desarrolla gran parte de la historia, llenos de un hermoso colorido y un eficiente juego con la iluminación natural que le hace mucho bien a la cinta estéticamente hablando. El montaje corre a cargo de Alisa Lepselter, mientras que la música es supervisada por el propio realizador, dando rienda suelta a su eterno amor por el Jazz, uno de los grandes protagonistas de este trabajo. Realmente merece la pena disfrutarla, junto a la película o por separado, por lo que os dejo gran parte de ella, por si os apetece escucharla. Creo que merece la pena hacerlo.


Si dirigimos la mirada hacia su reparto, hemos de aplaudir el trabajo de la incombustible Juliet Taylor, colaboradora habitual de Allen por motivos evidentes y que aquí vuelve a acertar plenamente. Tanto la elección de un Colin Firth, que da vida a Stanley Crawford, un incrédulo incorregible que solo es capaz de asimilar lo demostrable científicamente, como la de Emma Stone como Sophie Baker, una hermosa y natural muchacha que encarna a la perfección todo en lo que Stanley jamás ha creído, son dos enormes aciertos que no podemos mas que aplaudir. Junto a ellos, valorar la excelente labor de Eileen Atkins en el papel de la tía Vanessa, con la que Stanley mantendrá algunos de los mejores diálogos de la cinta. Mencionar también a Hamish Linklater como Brice, el aristócrata que lucha por el amor de Sophie, Marcia Gay Harden como Mrs. Baker, la madre de nuestra Médium y Simon McBurney como el mago Howard Burkan, compañero de Stanley desde su juventud y que se dedica a la magia como el.

Conclusión: Mucho se ha hablado de esta Magia a la luz de la luna por la que el bueno de Woody Allen ha recogido no muy buenas críticas, sobre todo en Estados Unidos. Lo cierto es que puede ser comprensible que sus incondicionales no la vean ni acercarse a sus mejores trabajos, pero de ahí a decir que es una mala película va un mundo. Para mi estamos ante una buena comedia romántica, de esas para ver sin excesivas expectativas pero que acaba por dejar un buen sabor de boca, o al menos a mi me lo ha dejado. La simplicidad de su historia esconde una variedad de temas tratados que bien merece la pena dedicarle un rato, formando un conjunto que, sin llegar quizás a la brillantez de otros trabajos para algunos, creo que merece la pena disfrutar. Si quiero ver una comedia romántica, quiero que sea como esta. Cuestión de gustos, supongo. Sed felices, que no es poco.


Magia, luna, moonlight, Woody Allen

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...