miércoles, 23 de diciembre de 2015

Coche policial - Jon Watts (2015)

Coche policial, Jon Watts, Cop carTítulo original - Cop Car
Año - 2015
Duración - 86 min.
País - Estados Unidos
Director - Jon Watts
Guión - Jon Watts y Christopher D. Ford
Música - Phil Mossman
Fotografía - Matthew J. Lloyd y Larkin Seiple
Montaje - Megan Brooks y Andrew Hasse
Producción - Sam Bisbee, Andrew Kortschak, Cody Ryder, Alicia Van Couvering y Jon Watts
Productora - Audax Films / Dark Arts Film / Park Pictures
Género - Thriller, Comedia negra, Cine independiente
Reparto - Kevin Bacon, James Freedson-Jackson, Hays Wellford, Shea Whigham, Camryn Manheim


Jon Watts escribe junto a Christopher D. Ford y dirige este interesante trabajo, inspirado en un sueño de juventud del realizador y filmado en su Colorado natal. Una mezcla de road movie y thriller, con ciertos tintes de western y destellos de comedia negra, tan escueto en su duración como en la información que el espectador recibe de sus personajes, e interpretado por Kevin Bacon, que brinda gran parte del carácter que posee la cinta, junto a James Freedson-Jackson y Hays Wellford, que dan vida a dos mocosos que consiguen hacer realidad el sueño de millones de niños.

Coche policial, Jon Watts, Cop car

Sinopsis: Travis (James Freedson-Jackson) y Harrison (Hays Wellford) son dos jóvenes que han decidido marcharse de casa, comenzando un largo viaje a pie. Mientras caminan campo a través, llegan a una zona arbolada donde descubren un coche de policía que parece abandonado, por lo que comienzan a jugar con el. Lo que no saben es que acaban de realizar un acto que cambiará sus vidas para siempre, obligándolos a iniciar un viaje que pasará de ser un placido entretenimiento, a una lucha por conseguir sobrevivir.

El director: Jon Watts es un director de cine, productor y guionista estadounidense nacido en Fountain, Colorado, el 28 de junio de 1981. Comenzó creando anuncios promocionales para la compañía Park Pictures, además de dirigir los cortos Clay Pride: Being Clay in America (2001), The Invisible Dog (2005), Clown (2010) y Jewish Santa Is Coming (2010). Dirigió 10 episodios de la serie Onion SportsDome (2011), 13 de la serie The Onion News Network (2011-2012) y los telefilms The Fuzz (2011) y Eugene! (2012). Su debut en la gran pantalla fue Our RoboCop Remake (2014), dirigiendo ese mismo año Clown (2014). Ha sido anunciado como el director encargado de la próxima película de Spider-Man, aún sin título, que se espera para 2017 y cuenta ya con Tom Holland y Marisa Tomei entre su reparto.

La película: Su tuviese que elegir un adjetivo para calificar Cop Car, este sería sin duda minimalista. Es quizás este el motivo por el que algunos ven en ella una historia que da solo para un corto o mediometraje, pero la verdad es que entonces ya no se parecería en nada a la película que hoy nos ocupa, ya que habría perdido una de sus principales señas de identidad. Es minimalista porque su director ha evitado mostrarnos información de sus personajes fuera de lo que consiguen ver nuestros ojos, porque evita el uso de una voz en off, de flashbacks o cualquier otro método que nos muestre el pasado de sus protagonistas o como han llegado a la situación en la que comenzamos a verlos y conocerlos.

Coche policial, Jon Watts, Cop car

Esta circunstancia, que para muchos es un inequívoco síntoma de falta de profundidad, obliga al espectador a seguir la historia con suma atención, mientras las preguntas se suceden y asaltan su mente constantemente, algo que no gustará a todos por igual, pero que forma parte de su ADN nos guste o no. En mi caso en concreto, siempre reconociendo que el guión de Jon Watts y Christopher D. Ford tiene cosas mejorables, no supone un problema excesivamente grande, ni un motivo para dejar de disfrutarla, sino que le le imprime unas señas de identidad propias. Lo que si hace es convertirlo en cine no apto para impacientes, de una sequedad y un ritmo pausado pero en constante crecimiento, que hay que saber digerir.

De hecho, ya su primera escena deja al espectador con la mosca detrás de la oreja, asistiendo a una serie de imágenes de enormes extensiones de terreno mientra oímos la voz de un chico lanzando improperios y otro repitiéndolos inmediatamente, pero con algo de paciencia asistiremos a una historia bastante interesante e intrigante, que por momentos recuerda a algunos trabajos de los hermanos Coen, que comienza de forma pausada y con aires de comedia negra, pero que conforme avance su justo metraje, ya que no llega a la hora y media, se irá volviendo mas y mas amarga hasta mostrarnos un final que, aunque para algunos pueda parecer un tanto soso, es el perfecto retrato del paso de la infancia a la edad adulta de forma brusca.

En los aspectos técnicos destaca la fotografía de Matthew J. Lloyd (Un amigo para Frank, Fargo, Daredevil) y Larkin Seiple (Waking Sleep, The Pound Hole), bastante efectiva y que huye, como todo en este trabajo, de innecesarias complicaciones. Destaca en ella la forma en la que contrastan las bastas extensiones de tierra con las escasas posibilidades de escapatoria de sus protagonistas, de todos y cada uno de ellos. El montaje es obra de Megan Brooks y Andrew Hasse, mientras que la banda sonora corre a cargo de Phil Mossman, siguiendo ambas el tono general de toda la película.

Coche policial, Jon Watts, Cop car

Si dirigimos la mirada hacia su reparto, no podemos mas que destacar el papel de un Kevin Bacon en estado de gracia, que da vida a la perfección al Sheriff Kretzer, un individuo sin escrúpulos que llegará hasta límites insospechados con tal de conseguir sus oscuros propósitos. En el lado contrario de la moneda tenemos a James Freedson-Jackson en el papel de Travis y Hays Wellford en el de Harrison, los dos menores que, en mi modesta opinión, son los auténticos protagonistas de esta historia. El trabajo de ambos es realmente brillante, destacando en el una naturalidad impropia de actores de su edad. La elección de todos ellos es uno de los grandes aciertos de la cinta, por lo que el casting se revela como muy acertado.

Conclusión: Coche policial es un trabajo injustamente valorado por muchas de las críticas que, después de verlo, he tenido la paciencia de leer. En el encontramos una historia sin grandes giros de guión, en la que la sencillez es uno de sus principales protagonistas, tachado de alargar ciertas escenas innecesariamente cuando Jon Watts solo intenta trasladar esa tensión que en los mejores westerns da tan buen resultado. Yo que ustedes la vería, aunque si les aviso que creo que la mejor forma de hacerlo es poniéndose en el lugar de los dos menores, viviendo la historia desde sus ojos. Minimalismo como razón de ser, sencillez como principal virtud o defecto. Efectividad para mi gusto, espero que también para el suyo.


Coche policial, Jon Watts, Cop car

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb, Wikipedia y Youtube

1 comentario:

  1. Pues sí, yo estoy completamente de acuerdo. Me fascinó esta película.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...