domingo, 6 de marzo de 2016

Una jornada particular - Ettore Scola (1977)

giornata particolare, jornada particular, Ettore ScolaTítulo original - Una giornata particolare
Año - 1977
Duración - 105 min.
País - Italia
Director - Ettore Scola
Guión - Ruggero Maccari y Ettore Scola
Música - Armando Trovajoli
Fotografía - Pasqualino De Santis
Montaje - Raimondo Crociani
Producción - Carlo Ponti
Productora - Campagnia Cinematografica Champion S.P.A. / Conafox Films lnc. / Carlo Ponti
Género - Drama
Reparto - Sophia Loren, Marcello Mastroianni, John Vernon, Françoise Berd, Patrizia Basso, Nicole Magny


El recientemente fallecido Ettore Scola dirigió y escribió el guión junto a Ruggero Maccari de este magnífico retrato de la sociedad italiana de los años 30, que utilizando la visita de Adolf Hitler a Italia y a dos personajes atrapados en sus propias vidas, nos ofrece una nueva oportunidad de disfrutar de un dúo difícilmente igualable, el formado por una Sophia Loren y un Marcello Mastroianni estelares. Una auténtica delicia para los amantes del buen cine y la mejor forma de recordar al magnífico realizador italiano.

giornata particolare, jornada particular, Ettore Scola

Sinopsis: El 6 de mayo de 1938. Hitler visita Roma, por lo que el pueblo se vuelca en su recibimiento en una jornada declarada de fiesta nacional. En un gran bloque de pisos todos van al desfile en su honor, excepto la portera y un par de vecinos que jamás se han cruzado siquiera. Antonietta (Sophia Loren) no puede asistir al tener que hacerse cargo de las labores domésticas derivadas de su vida con su esposo y sus 6 hijos, pero al escaparse el ave que tienen como mascota, esta se apoyará cerca de la ventana de Gabriele (Marcello Mastroianni), un vecino no muy bien mirado en la comunidad a cuyo apartamento llamará para intentar recuperarla. Entre ellos se establecerá una curiosa relación que cambiará la monotonía del día para ambos.

El director: Ettore Scola fue un director de cine italiano nacido en Trevico, Avellino, Italia, el 10 de mayo de 1931. Representante de la llamada "commedia all'italiana", posee los títulos honoríficos de Caballero de la Gran Cruz de la Orden al Mérito de la República Italiana y Medalla de oro al beneficio de la cultura y del arte. De su extensa filmografía mencionaré varios títulos: Con su permiso, hablemos de mujeres (1964), El demonio de los celos (1970), La più bella serata della mia vita (1972), Una mujer y tres hombres (Nos habíamos amado tanto) (1974), Brutos, feos y malos (1976), ¡Que viva Italia! (1977), La terraza (1980), Entre el amor y la muerte (1981), La noche de Varennes (1982), Macarrones (1985), La familia (1987), ¿Qué hora es? (1989), Splendor (1989), Historia de un pobre hombre (1995), La cena (1998), Competencia desleal (2001), Gente de Roma (2003) o Qué extraño llamarse Federico (2013). Falleció el 19 de enero de 2016 en Roma, Italia.

La película: Cuando me enteré de la muerte de este magnífico realizador italiano decidí que la mejor forma de rendirle un pequeño tributo era elegir uno de sus trabajos y realizar una crítica sobre el. Ojeando su filmografía resulta realmente difícil decidirse por una, pero cuando Una jornada particular llegó a aparecer ante mis ojos, ya no pude cambiar mi elección. Puede que os resulte extraño que para uno de los representantes de la llamada "commedia all'italiana", género cinematográfico nacido en Italia a inicios de la década de los cincuenta y que se extendió hasta principios de la década de los ochenta, un servidor haya elegido un drama como exponente de su cine, pero la enorme calidad de la película y el enorme cariño con el que la recuerdo, han hecho de esta mi única posible elección.

giornata particolare, jornada particular, Ettore Scola

Y es que en este maravilloso trabajo encuentro muchas similitudes a como se vivía en España en los primeros años de mi vida, no ya por el auge que el fascismo tenía en el pueblo, ya que Francisco Franco murió cuando yo solo tenía 4 años y mi país comenzaba a ver la luz tras mucho tiempo, sino por los múltiples detalles que se pueden apreciar en como se vivía en la Italia de entonces, muy similares a los de la España de principio de los 70. Como eran los hogares mas humildes, la influencia de la radio en la vida de la población, las vestimentas, los molinillos de café, las vajillas, etc. Un sinfín de detalles que hacen que este trabajo agite mi mente y abra puertas en mi memoria que permanecían cerradas hace tiempo.

Porque uno de los grandes méritos de el trabajo de Ettore Scola como realizador y como guionista junto a Ruggero Maccari es precisamente ese, la forma en la que es capaz con una infinidad de detalles y una sencilla historia de mostrarnos como el fascismo dirigía las vidas de quien lo seguían o padecían. Para ello elige dos personajes totalmente opuestos en un principio, pero que gracias a la corta relación que establecen en un solo día, acaban descubriendo que padecen el mismo mal, la obligación de acallar y esconder para si lo que realmente piensan y sienten. Para ello el realizador se vale de multitud de detalles que nos va mostrando durante el metraje, como por ejemplo el empleo de la retransmisión radiofónica del recibimiento al Führer que nos acompaña durante casi todo el metraje y que nos recuerda constantemente en el contexto en el que se desarrolla la historia o el personaje de la portera (Françoise Berd), mujer totalmente fiel al régimen fascista y que actúa como si de un vigilante de los vecinos se tratase.

El resto viene representado por la relación entre los dos peculiares personajes principales, que poco a poco descubrirán que todo lo que aparentaban el uno para el otro a primera vista, no es mas que una necesaria máscara utilizada en la difícil situación en la que viven. Para mostrarnos dicha historia destaca la fotografía de Pasqualino De Santis (Romeo y Julieta, Muerte en Venecia, La caída de los dioses), en la que dominan los tonos ocres. El manejo de la cámara es realmente destacable, moviéndose por los escuetos escenarios de forma brillante. El montaje de Raimondo Crociani es igualmente meritorio, mientras que la música de Armando Trovajoli (Una mujer y tres hombres, Ayer, hoy y mañana, Matrimonio a la italiana) compite con la casi constante retransmisión que antes mencionamos

giornata particolare, jornada particular, Ettore Scola

En el reparto de la película destaca la extraordinaria química de la pareja formada por Sophia Loren y Marcello Mastroianni, que si en solitario brillan como lo que son, dos de los mejores actores que nos ha dado la bella Italia, cuando unen sus fuerzas en un trabajo consiguen que la química anteriormente mencionada multiplique sus enormes cualidades, llenando la pantalla en todo momento. Junto a ellos un escueto grupo de actores y actrices entre los que destacan Françoise Berd como Cecilia, la portera, John Vernon como Emanuele, el esposo de Antonietta y Patrizia Basso, Vittorio Guerrieri, Maurizio Di Paolantonio, Tiziano De Persio, Antonio GaribaldiAlessandra Mussolini como los hijos de la pareja. Esta última, que interpreta a la hija menor de la familia, es curiosamente la nieta de Benito Mussolini.

Conclusión: Una giornata particolare (Una jornada particular en España) es un magnífico retrato de la sociedad italiana de los años 30 y de como las personas han de transformarse como si de camaleones se tratase ante la opresión de ciertos regímenes políticos. La destreza con la que el genial Ettore Scola es capaz de mostrarlo casi sin salir de un bloque de pisos es digna de admiración, al igual que lo son el enorme trabajo de Sophia Loren y Marcello Mastroianni, dos de los grandes de este arte que aquí harán las delicias de los aficionados al cine. Un trabajo muy recomendable que merece la pena disfrutar, ya que el mensaje que destila no tiene fecha de caducidad. Sean felices, que no es poco.


giornata particolare, jornada particular, Ettore Scola

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...