jueves, 7 de abril de 2016

Irrational Man - Woody Allen (2015)

Irrational, Man, Woody, AllenTítulo original - Irrational Man
Año - 2015
Duración - 96 min.
País - Estados Unidos
Director - Woody Allen
Guión - Woody Allen
Música - Ramsey Lewis
Fotografía - Darius Khondji
Montaje - Alisa Lepselter
Producción - Woody Allen, Letty Aronson y Stephen Tenenbaum
Productora - Sony Pictures Classics / Gravier Productions
Género - Drama, Intriga, Comedia
Reparto - Joaquin Phoenix, Emma Stone, Jamie Blackley, Parker Posey, Ethan Phillips, Julie Ann Dawson, Mark Burzenski, Gary Wilmes, Geoff Schuppert, David Pittu, Steven Howitt, Kaitlyn Bouchard, Ana Marie Proulx, Kate McGonigle, Tamara Hickey 


Woody Allen acude a su ineludible cita anual con los espectadores escribiendo y dirigiendo una de esas comedias de intriga que tan buenos resultados le han dado durante su carrera. En este caso lleva a la gran pantalla una historia bastante sencilla, aunque perfectamente contada, como nos tiene acostumbrados, que a mi personalmente me ha hecho pasar un buen rato, pero a la vez me ha dejado con ganas de algo mas. La pareja elegida para la ocasión: los brillantes Joaquin Phoenix y Emma Stone, que consiguen mantener a flote la cinta, aunque no elevarla en exceso. Inteligente y entretenida, pero muy lejos de sus mejores obras.

Irrational, Man, Woody, Allen

Sinopsis: Abe Lucas (Joaquin Phoenix) es un profesor de filosofía que atraviesa una grave crisis existencial. Recién contratado en la universidad de una pequeña ciudad, rápidamente ve como su vida da un giro al comenzar a relacionarse con dos mujeres: Rita Richards (Parker Posey), una compañera de universidad solitaria cuyo matrimonio hace aguas, que no esconde su interés por el y Jill Pollard (Emma Stone), una brillante estudiante que a pesar de tener novio, se siente atraída por él incluso antes de llegar al campús, algo que no hará mas que acrecentarse tras conocer esta su compleja y atormentada realidad.

El director: Woody Allen es un director, guionista, actor, músico, dramaturgo, humorista y escritor estadounidense, ganador del Óscar en cuatro ocasiones. Considerado como uno de los mas influyentes y prolíficos de la era moderna, ha producido desde 1969 un total de 45 películas, regalándonos desde entonces un trabajo anual. Sus grandes influencias cinematográficas están en directores europeos como Ingmar Bergman o Federico Fellini, y también en comediantes como Groucho Marx o Bob Hope. Señalar sus mejores trabajos es una cuestión de enorme dificultad, ya que según el gusto del espectador estos varían considerablemente, pero si tuviera que recomendar varios títulos imprescindibles serían: Annie Hall (1977), Manhattan (1979), La rosa púrpura del Cairo (1985), Hannah y sus hermanas (1986), Delitos y faltas (1989), Misterioso asesinato en Manhattan (1993), Balas sobre Broadway (1994), Desmontando a Harry (1997), Match Point (2005), Scoop (2006), Midnight in Paris (2011) y Blue Jasmine (2013), aunque seguro que olvido alguna.

La película: Cuando pasen los años y ya no tengamos la suerte de disfrutar de cada nueva obra de este magistral genio de Brooklyn llamado Woody Allen, buscaremos como locos trabajos como este para tener la oportunidad de recordar y revivir su particular manera de ver y hacer cine, algo a lo que en la actualidad no nos da ni tiempo, gracias a la enorme capacidad de trabajo que tiene y a la cantidad de títulos que nos regala año tras año. Hasta su obras menos afortunadas, consiguen dejar en mi mejores sensaciones que las que dejan muchas de las comedias que se hacen hoy día, pero eso no quita que cuando una de estas películas no brillen como lo han hecho otras, no deba exponerlo por exceso de respeto.

Irrational, Man, Woody, Allen

Y es que esa es la extraña sensación que me ha dejado este trabajo, con el que me he entretenido y he pasado un buen rato con la forma en la que está escrito, dirigido e interpretado, pero que me ha parecido un tanto simplón y bastante predecible, algo no muy frecuente en el cine de Allen. La sencillez de su historia podría ser escrita en una simple servilleta, algo que en manos de cualquiera no daba ni para un largometraje, pero que Allen consigue engrandecer con sus magníficos diálogos, con bastante menos chispa que otras veces, todo hay que decirlo, pero que vuelven a demostrar el enorme talento del cineasta también como guionista.

Resulta realmente difícil hablar de este trabajo y no hacerlo de otros similares como Match Point (2005) o Scoop (2006), de la que ya os hablamos en este artículo, por nombrar dos de las mas recientes, pero el resultado aquí es, al menos en mi opinión, inferior a ambas, sobre todo a la primera y no creo que nos lleve a sacar algo productivo hacerlo. La factura de la película es bastante buena, aprobando en casi todos los apartados sin excesivos problemas, pero entre la sencillez anteriormente comentada y la falta de chispa propia del director, dudo mucho que permanezca por mucho tiempo en mi mente. Los dos personajes principales son perfectamente desarrollados, aunque del resto no se puede decir lo mismo, pasando por la obra con mas pena que gloria.

En los apartados técnicos hay que destacar la hermosa fotografía de Darius Khondji (Seven, Midnight in Paris, La habitación del pánico, Alien resurrección), un experimentado cineasta iraní que acierta de pleno con los hermosos tonos que últimamente utiliza el realizador Neoyorquino en sus películas. El montaje es obra de Alisa Lepselter, que realiza un trabajo sobrio pero sin excesivos alardes, mientras que la banda sonora es obra de Ramsey Lewis (Casino, Vacaciones, Poderosa Afrodita, Billy's Hollywood), cuyo trabajo pasa bastante desapercibido, algo que no implica que sea de poca calidad. Supongo que el conjunto tiene mucho que decir en ello.

Irrational, Man, Woody, Allen

En el reparto de la película destacan sus dos primeros espadas, un Joaquin Phoenix que interpreta a Abe Lucas, un profesor que no pasa por su mejor momento, cuya existencia resulta mas un calvario que otra cosa, incapaz de aprovechar su enorme talento y su relativo éxito con las mujeres. Su trabajo, como no podía ser de otra forma, raya a un gran nivel, en uno de esos papeles de alma atormentada que tan bien le van al actor estadounidense nacido en Puerto Rico. A su lado tenemos a Emma Stone como Jill Pollard, que repite con el director tras su aparición en Magia a la luz de la luna (2014), de la que os hablamos en este artículo. En esta ocasión interpreta a una hermosa e inteligente estudiante que se siente atraída por el brillante profesor, trabajo que desempeña con bastante soltura y utilizando todos sus encantos. Un poco en segundo plano queda la labor de Parker Posey como Rita, que realiza una buena interpretación, al igual que Jamie Blackley como Roy, el sufrido novio de Jill, cuyo papel no da para excesivos alardes.  

Conclusión: Irrational Man es una buena película, que supera sin excesivos problemas la media existente entre las películas del mismo tipo que se realizan en la actualidad. El problema es que si en vez de esto decidimos compararla con el resto de las que ha realizado el propio Woody Allen, no estaría entre las mejores con total seguridad. Los motivos para ello los he expuesto con anterioridad, estando sobre todo en su guión, perfectamente redactado pero sin la brillantez que otras veces le ha sobrado al bueno de Allen. Un trabajo que te hará pasar un buen rato, pero que no tardarás en exceso en olvidar, creo que lo peor que se puede decir de una obra de este genio. El jamón de pata negra está muy bueno, pero no siempre salen todas las piezas igual. Sean felices, que no es poco.

Irrational, Man, Woody, Allen

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...