domingo, 29 de mayo de 2016

Cure - Kiyoshi Kurosawa (1997)

Cure, Kiyoshi, KurosawaTítulo original - Cure
Año - 1997
Duración - 111 min.
País - Japón
Director - Kiyoshi Kurosawa
Guión - Kiyoshi Kurosawa
Música - Gary Ashiya
Fotografía - Tokusho Kikumura
Montaje - Kan Suzuki
Producción - Junyuki Shimoba y Tsutomu Tsuchikawa
Productora - Code Red / Daiei Studios
Género - Thriller, Intriga, Terror
Reparto - Kôji Yakusho, Masato Hagiwara, Tsuyoshi Ujiki, Anna Nakagawa, Yoriko Douguchi, Yukijiro Hotaru, Denden, Ren Osugi, Masahiro Toda, Misayo Haruki, Shun Nakayama, Akira Otaka


Kiyoshi Kurosawa escribió el guión y dirigió este asfixiante y adictivo thriller psicológico filmado con un ritmo pausado pero inexorable y un estilo muy característico que da a la obra alma propia. Un trabajo que invita al espectador a ser partícipe de la investigación que en el se lleva a cabo, que lo obliga a intentar ir uniendo cabos, atrapándolo en una de esas tramas que dejan huella y hacen funcionar a las neuronas incluso mucho después de su finalización. Poco recomendable para los que no disfruten de trabajos exigentes mentalmente hablando, ideal para quienes gusten debatir de uno tras su visionado. Un consejo: cuanto menos sepan de su argumento mucho mejor, avisados quedan.

Cure, Kiyoshi, Kurosawa

Sinopsis: Kenichi Takabe (Koji Yakusho) es un detective de policía cuya vida no pasa por su mejor momento. Casado con Fumie Takabe (Anna Nakagawa) y sin hijos, lucha por llevar una vida normal a pesar de la enfermedad de tipo mental que padece su esposa. Su vida laboral se ve igualmente alterada por la investigación de una serie de asesinatos que solo parecen tener en común una marca en forma de x que aparece en las víctimas y la amnesia que tras ellos padecen los culpables de los mismos, personas sin conexión aparente ni motivos para cometerlos. Conforme Kenichi va avanzando en la investigación, mayores son las dudas que esta le genera, aumentando paulatinamente el grado en el que en ella se implica y le afecta.

Cure, Kiyoshi, KurosawaEl director: Kiyoshi Kurosawa es un director de cine y guionista japonés nacido en Kōbe, el 19 de julio de 1955. Sin relación alguna con el realizador Akira Kurosawa, se graduó en la Facultad de Sociología de la Universidad de Rikkyo. En su época de estudiante empezó a rodar con una cámara de 8mm y en 1980 ganó un premio en el Festival de Cine de PIA (Japón). Tras ello trabajó como ayudante de dirección de Kazuhiko Hasegawa en The Man Who Stole the Sun (1979), con Shinji Somai en Sailor Suit and Machine Gun (1981) y con Banmei Takahashi en Ookami (1982). Tras debutar en solitario con Kandagawa Wars (1983) y dirigir The Excitement of the Do-Re-Mi-Fa Girl (1985), conoció al productor Juzo Itami, junto al que realizó Sweet Home (1989), película de la que nació el videojuego del mismo nombre que inspiró a su vez la popular serie de videojuegos Resident Evil. En 1992 consiguió una beca del Sundance Institute con el guion original de Charisma (1999) gracias a la cual estudió dirección en Estados Unidos. En su filmografía destacan obras como Permiso para vivir (1998), La senda de la serpiente (1998), Barren Illusions (1999), Kairo (Pulse) (2001), Bright Future (2003), House of Bugs (2005), Retribution (2006), Tokyo Sonata (2008), Seventh Code (2013) o Journey to the Shore (2015), aunque me dejo varias atrás. Su último trabajo se titula Creepy, un nuevo thriller psicológico del que poco os puedo contar aún.

La película: Un espectador puede ser definido como aquel que aprecia una obra o asiste a un espectáculo, aunque en esta ocasión en concreto, como ocurre en algunos otros casos, su labor va mucho mas allá de lo que nos muestra dicha definición. Quien asiste a una obra como Cure no solo puede limitarse a contemplar lo que su director propone sin mas, una experiencia bastante carente de sentido como tal, sino que además está en cierta forma obligado a formar parte de ella, a realizar su propia interpretación de lo que va observando, de lo que va percibiendo, algo que ni mucho menos será del agrado de todos, pero que a cambio nos da la posibilidad de ejercitar la mente y la imaginación, algo que para mi es impagable, pero que para otros muchos puede resultar poco estimulante o incluso aburrido. Parte de la grandeza de este arte, por cierto.

Cure, Kiyoshi, Kurosawa

En la ficha técnica de Cure, concretamente en el apartado género, se califica la película como Thriller, Intriga y Terror, aunque creo que esto no define de forma correcta su espíritu. En realidad está dividida en dos partes bien diferenciadas, una primera en la que vemos la historia de dos personajes muy diferentes por separado, por una parte el detective Kenichi Takabe (Kôji Yakusho), del que conoceremos parte de su vida privada y como se hace cargo de la investigación de los asesinatos y por otra la del joven Kunio Mamiya (Masato Hagiwara), un extraño personaje que padece alguna clase de amnesia y vemos deambular por la ciudad dejando una hilera de incógnitas a su paso. Esta parte es clasificable como thriller policial en el que la intriga va en aumento conforme avanza la cinta.

Pero en el momento que la vida de ambos personajes se cruza la película cambia por completo abandonando poco a poco las señas de identidad de un thriller y adentrándose en la senda del género fantástico con pequeños, muy pequeños tintes de terror. En ella lo único que se mantiene es la intriga, que en todo el largometraje no abandona al espectador. Con pequeños cambios en la forma en la que está filmada, Kiyoshi Kurosawa consigue en esta segunda parte que todo parezca mas oscuro, mas ambiguo aún de lo que ya de por si era. Detalles que antes habían pasado desapercibidos, aunque ya existían, aparecen ante nuestros ojos amenazantes, ganan notoriedad con el avance del metraje y enturbian todo a su paso. El ritmo, que en la primera parte llega incluso a ser desesperante en algunos momentos, coge algo de velocidad, aunque no en exceso y todo se oscurece por momentos hasta llegar a su acertado final.

Terror, lo que se dice terror, no encontramos mucho en este trabajo, a pesar de un par de escenas fuertes que se salen del tono habitual de la cinta, pero está compensado con la asfixiante atmósfera que nos acompaña en todo momento y crece de forma clara en la segunda mitad de la misma. Parte de la culpa de ello la tiene Tokusho Kikumura (La maldición (The grudge), La maldición 2, L: Change the World), encargado de la fotografía de Cure. El uso de la cámara acompaña al ritmo de la cinta mediante el uso de bastantes planos fijos y movimientos laterales muy pausados. El montaje de Kan Suzuki también pone su granito de arena, sobre todo en el cambio que se produce entre las dos partes de la película. El conjunto de todos estos elementos nos deja un trabajo que hace honor al tema que trata, que tiene la habilidad de embelesar al espectador y mantener su atención.

Cure, Kiyoshi, Kurosawa

El reparto de Cure está encabezado por los dos personajes que mencionamos antes, el detective Kenichi Takabe, interpretado por Kôji Yakusho y el joven Kunio Mamiya, al que da vida Masato Hagiwara. Ambos realizan una labor excelente interpretando a dos personajes antagónicos que llevan todo el peso de la historia. En el resto del extenso reparto podemos destacar dos personajes y a los actores que los interpretan: la hermosa Anna Nakagawa que interpreta a Fumie Takabe, la esposa de Kenichi, cuya complicada enfermedad mantiene siempre en vilo a este y Tsuyoshi Ujiki que interpreta a Makoto Sakuma, un psicólogo que ayudará a Kenichi en la complicada investigación que lleva a cabo. El nivel general de todos ellos es bastante bueno.

Conclusión: Cure es un trabajo un tanto atípico que resulta bastante difícil encasillar en un género concreto. Anclado en el final de una época de auge del cine de terror de su país, me recuerda en algunos momentos al cine de David Lynch, siempre guardando las lógicas distancias. En el la memoria y la falta de esta están presentes en todo momento, como si de un protagonista mas se tratase. Un trabajo de esos que, o consigue atraer toda su atención con su extraño pero efectivo magnetismo, o resulta demasiado abstracto y apático como para ser disfrutado. A mi me ha gustado y mucho, por lo que recomiendo que lo veáis, algo que tendréis que hacer para poder juzgar por vosotros mismos. Si sois de mi misma opinión os recomiendo Kairo (Pulse), dirigida por el propio Kiyoshi Kurosawa y estrenada en 2001, trabajo del que os hablaremos otro día dentro de no mucho tiempo. Cine con alma propia que en mi opinión merece la pena disfrutar. Sed felices, que no es poco.


Cure, Kiyoshi, Kurosawa

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...