miércoles, 20 de agosto de 2014

La ley del silencio - Elia Kazan (1954)

ley, silencio, Kazan* Título original - On the Waterfront
* Año - 1954
* Duración - 108 min.
* País - Estados Unidos
* Director - Elia Kazan
* Guión - Budd Schulberg basado en un artículo de Malcom Johnson
* Música - Leonard Bernstein
* Fotografía - Boris Kaufman
* Montaje - Gene Milford
* Productora - Columbia Pictures.
* Productor - Sam Spiegel
* Género - Drama
* Reparto - Marlon Brando, Eva Marie Saint, Karl Malden, Lee J. Cobb, Rod Steiger, Pat Henning, Leif Erickson, James Westerfield, John Heldabrand, Rudy Bond, Martin Balsam, John Hamilton


El director estadounidense de origen griego Elia Kazan es el responsable de llevar a la gran pantalla el guión escrito por Budd Schulberg basado a su vez en un artículo de Malcom Johnson. Uno de los mejores trabajos de su carrera y para muchos de la historia del cine, con el que consiguió ocho estatuillas de la academia, ademas de un sinfín de premios mas que merecidos. Una pieza imprescindible para los amantes del cine en la que brilla con luz propia un Marlon Brandon magistral junto a un reparto que raya a gran altura.

ley, silencio, Kazan

Sinopsis: Terry Malloy (Marlon Brando) es un ex-boxeador que trabaja para Johnny Friendly (Lee J Cobb), el jefe del sindicato portuario, que utiliza métodos poco ortodoxos para controlar y explotar a los estibadores de los muelles neoyorquinos. Pero cuando conoce a Edie Doyle (Eva Marie Saint), hermana de un amigo que ha perdido la vida por su participación indirecta, comienza a replantearse si realmente ha actuado como debiera y si merece la pena continuar con una vida fácil pero poco honrosa.

El director: Elia Kazan es un ejemplo un tanto peculiar dentro del mundo del cine. Para ser justos, debemos separar todo el bien que hizo al teatro y al cine durante su carrera, de su actitud como ciudadano y compañero, que deja mucho que desear en algunos momentos de su vida.

ley, silencio, KazanEn su vida artística hay que señalar que perteneció al 'Group Theatre', un grupo vanguardista de la época con el que llevó a escena, entre otras obras, 'La muerte de un viajante' y 'Después de la caída', ambas de Arthur Miller. En 1947 fundó junto a Cheryl Crawford y Robert Lewis el 'Actor's Studio', de donde salieron actores de la talla de Marlon Brando, Montgomery Clift, Geraldine Page y Paul Newman. En total y solo en Broadway dirigió mas de 25 obras. Ya en el mundo del cine, es responsable de 19 películas entre las que se encuentran títulos que han pasado a la historia del cine con mayúsculas como 'Un tranvía llamado Deseo' (1951), '¡Viva Zapata!' (1952), 'Al este del Edén' (1955), 'Río salvaje' (1960), 'Esplendor en la hierba' (1961) o 'América, América' (1963).

Pero las sombras se ciernen sobre el en la época de la caza de brujas promovida por el senador Joseph R. McCarthy, donde no dudo en delatar a sus antiguos compañeros del partido comunista ante el 'Comité de Actividades Anti-norteamericanas', con tal de conservar su estatus dentro de la sociedad norteamericana, algo que muchos de sus compañeros jamas olvidaron, como es lógico. Mas tarde, en su novela 'El Anatolio' y en su película 'America, America', intentó explicar que su admiración por el modo de vida americano le llevó a actuar de tan vil forma, aunque la sensación que nos queda es que lo hizo en beneficio propio, tirando de la manta para salvar el pellejo. El tiempo, su conciencia y lo que haya ahí arriba se habrán encargado de juzgarlo adecuadamente. Yo prefiero quedarme con su impresionante obra y su labor por las artes escénicas.

La película: Ante todo he de señalar que este estupendo trabajo tiene mucho que ver con los acontecimientos anteriormente señalados y me explico: Kazan deformaría la historia de la lucha de los obreros portuarios de Nueva York para adaptarla a su visión de la caza de brujas, ya que en los sindicatos existía una mayoría de izquierdas que el retrata en ella como mafiosos sin escrúpulos, utilizando a su protagonista (Brando) como un ejemplo de que hay momentos y causas que hacen que la delación sea un acto honorable. No voy a entrar en la fidelidad a la realidad de ello, pero una cosa es luchar por la justicia, como ocurre en el film y otra es cometer uno de los actos de mayor bajeza que existen, la traición.

Y, como ocurre tanto en el cine como en la vida misma, la suma de tal cantidad de sucesos y vicisitudes dio lugar a una de las mejores películas que un servidor ha tenido la oportunidad de disfrutar, ¿quien nos lo iba a decir?. El trabajo de Kazan en ella es magistral en todas sus facetas, mezclando en una historia dura donde las haya, escenas tan crudas como es el trabajo que desempeñan los estibadores o las condiciones que tienen que soportar para poder hacerlo con momentos de una belleza envolvente y uniéndolos en un resultado final de una calidad indudable. El magnífico guión de Budd Schulberg, inspirado en unos artículos de Malcom Johnson, nos mece a través de la historia de una forma elegante y muy eficaz, dando la sensación de no sobrarle un solo minuto. La maravillosa fotografía en blanco y negro de Boris Kaufman dota a la cinta de un toque impresionista muy adecuado para el ambiente que se vive en los muelles. El juego de sombras y luces de algunos planos nos deja imágenes para el recuerdo de una gran belleza. Destacar también el magnífico montaje que realiza Gene Milford, al igual que la hermosa música de Leonard Bernstein (West Side Story , musical de 1957).

ley, silencio, Kazan

En cuanto a las interpretaciones, asistimos a un nivel que raya a gran altura, resultando realmente difícil, por no decir imposible, encontrar a algún actor que se salga de la media. Marlon Brando está genial, como de costumbre, interpretando un papel que le viene como anillo al dedo, el de boxeador fracasado sin muchas luces que lucha por conservar la poca dignidad que le queda. Eva Marie Saint interpreta adecuadamente a la hermosa rubia que cambiará su vida en cuanto aparezca en ella, al igual que un Karl Malden en estado de gracia que interpreta al sacerdote que lucha contra las injusticias influyendo claramente en nuestro protagonista. Lee J. Cobb en el papel de mafioso que mueve los hilos de todo lo que ocurre en los muelles, Rod Steiger como el hermano de Terry, Pat Henning como el padre de Edie... Todos forman un gran reparto excelentemente dirigido por Elia Kazan.

Conclusión: Si quieren disfrutar de una magnífica película de esas que no es que sobren en la historia, olvídense de intentar desmenuzar que quiso o no quiso decir Elia Kazan con cada escena y déjense llevar por una gran historia, excelentemente dirigida e interpretada y en la que no sobra ni la relación romántica, que en otras ocasiones encontramos metida con calzador. Pocos productos mas completos van a encontrar por ahí, de eso no les quepa ninguna duda. Disfrútenla que esto es cine del bueno.

Os dejo el trailer de la película (mas abajo) y un enlace para poder verla en Youtube, ya que el vídeo no permite ser insertado. A disfrutarla. https://www.youtube.com/watch?v=4F06NLD6Qkk



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...