viernes, 9 de enero de 2015

El proceso Paradine - Alfred Hitchcock (Película completa, 1947)

Paradine, Alfred, Hitchcock* Título original - The Paradine Case
* Año - 1947
* Duración - 125 min.
* País - Estados Unidos
* Director - Alfred Hitchcock
* Guión - David O. Selznick, Alma Reville (Novela: Robert Hichens)
* Música - Franz Waxman
* Fotografía - Lee Garmes
* Montaje - Hal C. Kern
* Producción - David O. Selznick
* Productora - ABC Pictures / David O. Selznick Production
* Género - Intriga | Drama judicial
* Reparto - Gregory Peck, Ann Todd, Charles Laughton, Charles Coburn, Ethel Barrymore, Louis Jourdan, Alida Valli, Leo G. Carroll, Joan Tetzel, Isobel Elsom


En 1947 realizó el señor Alfred Hitchcock su última colaboración con el productor David O. Selznick, dirigiendo 'El proceso Paradine', un trabajo que no llega a la excelencia de otros realizados por el maestro de la intriga, pero que mas quisieran muchos directores que figurase entre su filmografía. Cuentan que el rodaje fue largo y lleno de problemas por las desavenencias entre productor y director, pero como ocurre con toda la obra de Hitchcock, bien merece disfrutar de su oficio tras las cámaras.

Paradine, Alfred, Hitchcock

Sinopsis: La señora Paradine (Alida Valli) ve como su vida da un vuelco al ser acusada del asesinato de su marido, un hombre ciego. Tras la inicial convulsión creada, el abogado Keane (Gregory Peck) será el encargado de llevar su defensa, aunque rápidamente descubrirá que la tarea no será nada fácil, ya que la enorme belleza de su cliente lo hace sentirse atraído por ella, a pesar de estar casado con una atractiva mujer (Ann Todd). Está totalmente convencido de la inocencia de la señora Paradine pero, ¿es su mente o su corazón quien tiene dicha impresión?

Su director: El director de cine y productor británico Alfred Hitchcock nació el 13 de agosto de 1899 en Leytonstone, Londres. A lo largo de una carrera que duró más de medio siglo, Hitchcock configuró un estilo cinematográfico distintivo y muy reconocible. Fue innovador en el uso de la cámara para imitar la mirada de una persona, obligando de esta manera a los espectadores a participar de cierta forma como voyeurs, empleaba encuadres para provocar ansiedad, miedo o empatía y desarrolló una novedosa forma de montaje fílmico. Sus historias a menudo están protagonizadas por fugitivos de la ley y sus actrices protagonistas suelen ser de pelo rubio. Todo un personaje que ha dejado su nombre escrito con letras de oro en la historia de este arte.

Paradine, Alfred, HitchcockHitchcock dirigió más de cincuenta películas a lo largo de seis décadas. Tras una exitosa carrera en el cine británico en películas mudas y en las primeras sonoras, que le llevó a ser considerado el mejor director de Inglaterra, se trasladó a Hollywood en 1939. Dentro de su extensa filmografía, cada aficionado tiene sus trabajos favoritos, por lo que solo os mencionaré algunas de ellas al azar: 'Encadenados' (1946), 'La soga' (1948), 'Extraños en un tren' (1951), 'Yo confieso' (1953), 'Crimen perfecto' (1954), 'La ventana indiscreta' (1954), 'Atrapa a un ladrón' (1955), 'Falso culpable' (1956), 'El hombre que sabía demasiado' (1956), 'Vértigo (De entre los muertos)' (1958), y un largo etcétera. También os recomiendo encarecidamente su amplia nómina de trabajos para televisión, entre los que destaca la serie 'Alfred Hitchcock presenta'. Por último os recomiendo un poco de lectura que nunca viene mal: 'El cine segun Hitchcock', escrito por el director François Truffaut y que es el resultado de una larga conversación entre ambos de cincuenta horas de duración, preparada sobre un cuestionario de quinientas preguntas. Una maravilla que no debéis perderos.

La película: Lo primero que he de comentaros de la película que hoy os propongo es a la vez su principal problema y su gran virtud, y me explico: no es esta una película que, bajo mi punto de vista, deba de ser comparada con el resto de su filmografía. Es un trabajo diferente, un rara avis dentro del cine que acostumbraba a realizar el maestro del suspense y que si queremos disfrutar como se puede hacer, hemos de verlo sin compararlo constantemente con el resto de sus trabajos. De lo contrario, observaremos diferencias insalvables que no nos permitirán disfrutar de lo que es, una buena película.

En ella sobresalen, y son sus principales protagonistas, el drama y el romance, aunque con su ración correspondiente de intriga y varias pinceladas de suspense, algo que rara vez encontraremos en otro trabajo de Hitchcock. Por ello os comentaba que es un trabajo para ver como algo aparte, no buscando especialmente las grandes virtudes que hicieron de su cine algo único, pero disfrutando de otras, que las tiene y muchas.

Paradine, Alfred, Hitchcock

El guión es uno de los claros responsables de lo anteriormente expuesto. En mi opinión, no está bien estructurado y además olvida la trama principal de la película hasta que esta está muy avanzada. Nos presenta bien a los personajes, desarrollándolos adecuadamente, pero olvida introducir salsa en la historia mientras lo hace. En cambio da mas fuerza a la parte dramática, algo que si bien funciona, mejor lo habría hecho entremezclado con el caso que da título a la película. También se echa en falta una mayor carga de intriga y suspense en el, algo que no es precisamente una de las mayores virtudes de este trabajo. Cuando la vean entenderá a que me refiero.

De todas formas es algo que no debe ser motivo para no disfrutarla. El trabajo del Hitchcock, sin dejar tantas perlas como en otras ocasiones, ya merece de por si su visionado. Su manejo de la cámara, sus tomas muy pocas o ninguna vez vistas con anterioridad (la entrada de André Latour a la sala del juicio) y todo lo que era capaz de hacer suyo a base de pequeños detalles imperceptibles si no se buscan adrede, aseguran una experiencia agradable, cuando menos. El tema que trata la película es lo que puede llegar a hacer una persona por amor, ni mas ni menos, así que no busquen otra cosa porque sería en vano.

Paradine, Alfred, Hitchcock

Además no podemos decir todos los días que tenemos ante nosotros a un reparto de esta enjundia, aunque muchos, sobre todo después de leer el libro de Truffaut que les recomendé antes, se empeñen en hacernos creer que algunos de los actores elegidos son mejorables o no pegan. Póngame usted un Gregory Peck en el papel del abogado Anthony Keane, que poco a poco caerá en las garras de una hermosa Alida Valli que da vida a la acusada, la señora Paradine; una espléndida Ann Todd que interpreta a Gay Keane, la esposa del abogado; el brillante Charles Laughton como el juez Lord Thomas Horfield; Ethel Barrymore en la piel de su esposa, Lady Sophie Horfield; Louis Jourdan como Andre Latour y Leo G. Carroll como Sir Joseph. Un elenco de un nivel muy notable que no debemos desmerecer.

Conclusión: 'El proceso Paradine' es uno de esos trabajos que se sale de la norma, algo que podemos encontrar en la filmografía de la mayoría de directores, mas aún si es tan amplia como la de Hitchcock. Pero esto no quiere decir que sea peor que el resto, sino que es diferente, nada mas. Claro que si el espectador no está informado de esto y busca uno de esos trabajos de suspense que hicieron celebre al director, el chasco puede ser de proporciones bíblicas. No está entre las mejores de Alfred, pero ni mucho menos entre las peores. Yo se la recomiendo, sin ningún género de duda.



Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...