viernes, 8 de mayo de 2015

Loreak (Flores) - José María Goenaga y Jon Garaño (2014)

Loreak, Goenaga, GarañoTítulo original - Loreak
Año - 2014
Duración - 99 min.
País - España
Director - José María Goenaga y Jon Garaño
Guión - José María Goenaga, Jon Garaño, Aitor Arregi
Música - Pascal Gaigne
Fotografía - Javier Agirre
Montaje - Raúl López
Producción - Xabier Berzosa
Productora - Irusoin / Moriarti Produkzioak
Género - Drama, Historias cruzadas
Reparto - Nagore Aranburu, Itziar Aizpuru, Itziar Ituño, Josean Bengoetxea, Ane Gabarain, Egoitz Lasa, Jox Berasategui, Gotzon Sánchez, José Ramón Soroiz
Web oficial - http://www.loreakfilm.com/


José María Goenaga y Jon Garaño, escriben junto a Aitor Arregi y dirigen este drama intimista que tras la aparente simpleza que refleja su comienzo, es capaz de tratar temas trascendentales y mostrarnos como pueden afectar los actos de un solo individuo a todo y a todos los que lo rodean. Destacan su parsimonioso ritmo, su excelente fotografía y la interpretación de su reparto, además de la enorme naturalidad que derrocha. Un pequeño trabajo de una riqueza enorme.

Loreak, Goenaga, Garaño

Sinopsis: La vida de Ane (Nagore Aranburu) da un giro cuando, semana tras semana, comienza a recibir un ramo de flores en su casa. Siempre a la misma hora. Y siempre de manera anónima. La vida de Lourdes (Itziar Ituño) y Tere (Itziar Aizpuru) también se ve afectada por unas misteriosas flores. Un desconocido deposita semanalmente un ramo en memoria de alguien que fue importante en sus vidas. Esta es la historia de tres mujeres, tres vidas alteradas por la mera presencia de unos ramos de flores. Flores que harán brotar en ellas sentimientos que parecían olvidados... Pero al fin y al cabo, no son más que flores.

Los directores: José María Goenaga es un director, guionista y productor nacido en Ordizia (Gipuzkoa), en 1976. Tras estudiar Administración Empresarial en Manchester y San Sebastián, realizó un curso de Realización en el Centro Sarobe de Urnieta. En 2001, fundó junto con otros cuatro compañeros, la productora Moriarti en la que ha trabajado tanto como director como guionista y productor.

Loreak, Goenaga, GarañoJon Garaño es un director, guionista y productor nacido en Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa), en 1974. Estudió Periodismo y Publicidad en la Universidad del País Vasco y Cine en el curso 2000-2001 en el Aula de Cine Sarobe de Urnieta. En esta época, dirige varios cortometrajes en vídeo y desempeña diferentes funciones como productor y/o guionista en diversas producciones. Fue otro de los fundadores de la productora Moriarti, en la que ha trabajado como director y/o guionista en numerosos proyectos audiovisuales.

En la filmografía conjunta de ambos profesionales destacan 80 egunean (En 80 días) (2010), un interesante drama sobre el despertar a la homosexualidad de una mujer de 70 años, tras el encuentro con una amiga de la infancia. Está interpretada por Itziar Aizpuru y Mariasun Pagoaga. Loreak (Flores) es su segundo largometraje juntos, por el que han conseguido dos nominaciones a los Goya, a la mejor película y a la mejor música original, además de participar en la sección oficial de largometrajes en el Festival de San Sebastián.

La película: La verdad es que tras disfrutar de esta excelente película titulada Loreak (Flores), lo primero que se me viene a la mente es que pocos trabajos conozco yo en los que su título sea mas apropiado, no ya solo por el hecho de que las flores sean parte fundamental de la causa por la que la vida de sus protagonistas se cruzan, sino porque la película en si es como un hermoso ramo de flores, sencilla, tierna y delicada, pero capaz de generar en nosotros sensaciones únicas, escondiendo tras su sencillez mucho mas de lo que en principio aparenta.

Loreak, Goenaga, Garaño

Y es que no puedo mas que quitarme el sombrero ante la capacidad de José María Goenaga y Jon Garaño, que consiguen entregarnos un trabajo de una factura sobresaliente en casi todos sus aspectos. Para comenzar hay que alabar el guión que ambos escriben junto a Aitor Arregi, en el que sacan petroleo de una idea realmente sencilla para construir una historia llena de naturalidad y una enorme sensibilidad, que no dejará indiferente a nadie. Eso si, para disfrutar de ella es necesario tener un mínimo de paciencia, no siendo este tipo de cine apto para los espectadores mas inquietos, que a buen seguro acabarían desesperados al poco de su comienzo.

El libreto posee una riqueza tremenda, capaz de tocar temas como el amor (el perdido y el anhelado), la perdida, la monotonía, los celos, las relaciones familiares, la soledad, la vejez... la lista no solo es interminable, sino que cualquiera de los temas que la engrosan están tratados con una naturalidad y un tacto que hacen que creamos en todo momento estar ante una historia cotidiana y de lo mas real. Sus personajes resultan igualmente reales, teniendo sus directores la enorme virtud de darles su espacio, de prestarles la atención adecuada y de nunca forzar las relaciones entre ellos. Los diálogos no son excesivos, pero pocas palabras sobran en ellos, dando la película una gran importancia a las imágenes, que en esta ocasión se erigen en todo momento como una de las principales protagonistas.

Creo que ese es uno de los motivos por los que este trabajo produce cierta sensación de paz al espectador capaz de dejarlo hacer su trabajo y disfrutarlo, la maravillosa forma en la que la fotografía de Javier Agirre (Skizo, Carta a Julia, 80 egunean) es capaz de mostrarnos una multitud de bellas imágenes captadas en lugares de lo mas cotidianos, además de captar a la perfección a los personajes de la historia, sus anhelos, sus sufrimientos o sus inseguridades. La banda sonora corre a cargo del compositor francés afincado en San Sebastián desde 1990, Pascal Gaigne (80 egunean, Katmandú un espejo en el cielo, Laza y Zabala). Resulta muy adecuada además de hermosa, estando en general bastante bien incorporada a la película.

Loreak, Goenaga, Garaño

Las interpretaciones de su reparto rayan la perfección en todo momento, sobre todo las de sus principales protagonistas, las tres mujeres que copan casi todo el metraje. La relación entre ellas giran en torno a la figura de Josean Bengoetxea, que interpreta de forma convincente a Beñat, el conductor de una grúa en una obra. Itziar Aizpuru da vida a Tere, la madre de Beñat, Itziar Ituño hace lo propio con Lourdes, la pareja sentimental de este. La relación entre ambas deja mucho que desear. Por último, Nagore Aranburu es Ane, una compañera de trabajo de Beñat cuyo matrimonio hace aguas. La mejor forma de definir el trabajo de todos es naturalidad, algo que da gran parte del enorme brillo que el resultado final posee.

Conclusión: Loreak es una obra sencilla, realizada con enorme cariño y esmero, en la que todos los engranajes funcionan a la perfección para conseguir montar, basándose en una idea de lo mas sencilla, un trabajo de una calidad incuestionable que no deja indiferente a nadie. ¿Requisitos para disfrutarla? Un poco de paciencia y un mínimo de sensibilidad. A cambio de ello podemos disfrutar de una película que en ningún momento lo parece, tan natural y bella como la mas hermosa de las flores. Que sencillo parece hacer cine cuando está bien elaborado... Disfrútenla, no creo que se arrepientan les gusten las flores o no.


Fuentes consultadas: Filmaffinitty, Filmoteca vasca, Wikipedia y Youtube

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...