jueves, 17 de marzo de 2016

Frances - Graeme Clifford (1982)

Frances, Graeme, CliffordTítulo original - Frances
Año - 1982
Duración - 134 min.
País - Estados Unidos
Director - Graeme Clifford
Guión - Nicholas Kazan, Eric Bergren y Christopher De Vore
Música - John Barry
Fotografía - Laszlo Kovacs
Montaje - John Wright
Producción - Jonathan Sanger
Productora - Universal Pictures / Brooksfilms / EMI Films
Género - Drama
Reparto - Jessica Lange, Sam Shepard, Kim Stanley, Bart Burns, Jeffrey DeMunn, James Karen, Christopher Pennock, Kevin Costner, Anjelica Huston


Graeme Clifford fue el encargado de llevar a la gran pantalla el guión escrito por Nicholas Kazan, Eric Bergren y Christopher De Vore, en el que se nos cuenta gran parte de la vida de la desdichada actriz Frances Farmer. Un trabajo que merece la pena ser visto y refleja con incierta similitud a la realidad la vida de la artista, ya que sus creadores se toman alguna que otra licencia. En la película destaca el enorme dramatismo que desprende la historia y el magnífico trabajo de una Jessica Lange que borda su papel como "La chica mala de Seattle Oeste", por el que sería nominada a un Óscar.

Frances, Graeme, Clifford

Sinopsis: Frances Elena Farmer (Jessica Lange) es una adolescente rebelde con un enorme talento que vive en Seattle junto a sus padres. Tras ganar un viaje a la Unión Soviética por un controvertido ensayo llamado Dios Muere, su imagen en la comunidad deja mucho que desear, aunque esto no consigue hacerla desistir. Decidida a convertirse en actriz, se traslada a Hollywood donde rápidamente comienza a trabajar en la industria cinematográfica, pero su difícil carácter para la época en la que vivió y el poco interés que en ella despertaban los papeles para los que era elegida, la hacen mudarse a Nueva York para continuar haciendo teatro en el Group Theatre, de la mano del escritor Clifford Odets (Jeffrey DeMunn). Allí comenzará su progresivo declive, que acabará convirtiendo su vida en un auténtico calvario.

Frances, Graeme, CliffordEl director: Graeme Clifford es un director de cine australiano nacido en Sydney, Australia, en 1942. Después de trabajar varios años como editor, su carrera como director ha transcurrido principalmente en televisión, habiendo dirigido solo cuatro películas de cine: Burke & Wills (1985), con Jack Thompson y Nigel Havers como protagonistas, Al filo del abismo (1988), con nombres como Christian Slater, Steven Bauer o Richard Herd en su reparto y Ruby Cairo (1992), con la participación de Andie MacDowell, Liam Neeson y Viggo Mortensen, entre otros, además de la que hoy nos ocupa, su mejor película para mi. En televisión ha participado en multitud de series y telefilms como Los nuevos vengadores (1976), Cuentos de las estrellas (1982), El último Don I (1997) y II (1998), El último testigo (1999), Los Thornton (2003), El secreto del sótano (2004) o El guión de mi vida (2007), entre otras.

La película: La vida de la actriz Frances Farmer es una de las que mas páginas se han escrito en la historia del cine, ya que llama enormemente la atención como alguien que podía haberlo tenido todo pasó a tocar fondo de la noche a la mañana, algo que en la época fue noticia durante mucho tiempo y ocupó multitud de portadas. Con el paso del tiempo, por razones que ahora explicaré, dicha historia ha sufrido la inclusión de ciertos detalles que jamás han podido ser corroborar, pero que han pasado a formar parte de la leyenda de esta desdichada actriz de forma inexorable. Algunos de esos detalles fueron incluidos en este trabajo, por lo que hemos de verlo como lo que es, un producto de ficción basado en la vida de Frances y no un documental biográfico, que distan mucho de ser lo mismo.

Frances, Graeme, Clifford

Con esto no quiero decir que estemos ante una mala película o que no merezca la pena disfrutarla, algo que yo les animo a que hagan, ya que merece la pena sin ningún género de dudas, sino que hemos de tener en cuenta que ciertos aspectos están un tanto dramatizados para que el resultado final diese mas juego. Pero para ser justos, esto no es algo que comenzara a la hora de hacer este trabajo, ya que en la autobiografía que escribió la propia actriz junto a Lois Kibbee, titulada Will There Really Be A Morning, que fue publicada dos años después de su muerte, ya se exageraron ciertos aspectos de la vida de la actriz para hacerla mas comercial, como confirmaron posteriormente la propia Lois Kibbee, coautora de las memorias y Jean Ratcliffe, ambas amigas de la actriz.

El guión escrito por Nicholas Kazan, Eric Bergren y Christopher De Vore nos cuenta la vida de la actriz desde que era una adolescente, justo antes de ganar el premio que la permitiría viajar a la Unión Soviética y que acabaría de convencerla definitivamente en su intención de dedicarse a la actuación. Su ritmo es muy acertado, siendo este lo suficientemente vivaz como para que el espectador no pierda interés por la historia en ningún momento, pero no tanto como para pasar de puntillas por muchos de sus detalles. En cuanto a la dirección de Graeme Clifford, se le nota en exceso la amplia experiencia de este en televisión, algo que no creo le haga mucho bien a la cinta. Me hubiera encantado ver este trabajo dirigido por uno de los grandes directores de cine, aunque es algo con lo que habrá que quedarse con las ganas.

No es en los aspectos técnicos donde mas destaque Frances, aunque esto tampoco quiera decir que estén descuidados, ni mucho menos. La fotografía fue encargada a László Kovács (Los Cazafantasmas, Miss Agente Especial, La boda de mi mejor amigo, Easy rider), cuyo trabajo queda encorsetado por la dirección de Clifford, que abusa de los primeros planos constantemente. El montaje es obra de John Wright, mientras que la banda sonora fue realizada por John Barry (Diamantes para la eternidad, James Bond contra Goldfinger, Sólo se vive dos veces, El hombre de la pistola de oro), compositor eternamente relacionado con la figura de James Bond que nos dejó en el 2011.

Frances, Graeme, Clifford

En el reparto de la película destaca poderosamente la figura de Jessica Lange, que da vida con enorme brillantez a la actriz Frances Farmer. Solo por verla actuar ya merece la pena disfrutar de este trabajo, que le permitió optar al Óscar a la Mejor actriz protagonista, que finalmente se llevaría Meryl Streep por La decisión de Sophie, con la que mas tarde interpretaría la inolvidable Thelma & Louise (1991), dirigidas por Ridley Scott. En el resto del reparto destaca el trabajo de Kim Stanley en el papel de Lillian Farmer, actriz que optaría al Óscar a la Mejor actriz de reparto, aunque este le fue arrebatado por la propia Jessica Lange, pero por su trabajo en Tootsie, dirigida por Sydney Pollack. Bart Burns interpreta a Ernest Farmer, el padre de la actriz, mientras que Sam Shepard da vida a Harry York, el mejor amigo de esta.

Conclusión: Frances es una excelente forma de acercarse a lo que fue la vida de esta hermosa y brillante actriz, a la que un par de malas decisiones, su difícil e introvertido carácter, muy mal visto en la época en la que vivió y la falta total de ayuda de sus mas allegados, la hicieron pasar de ser la actriz con mas futuro del panorama a una persona desgraciada, con problemas mentales y con el alcohol, a la que nadie supo apoyar en suficiente medida. Como ya les he comentado anteriormente, solo con ver el trabajo de Jessica Lange, ya merece la pena su visionado, aunque siempre me quedará la espina de ver los resultados que podría haber obtenido Polanski, Scorcesse o Coppola, por poner algunos excelentes ejemplos. Por cierto, si tras su visionado se quedan con la duda de donde empieza la ficción y termina la realidad, les recomiendo el visionado del documental Frances Farmer: Paradise Lost, dirigido por Lawrence Williams y considerado como la más clara y honesta biografía de la actriz por parte de algunos críticos especializados.
 

Frances, Graeme, Clifford

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb, Wikipedia y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...