miércoles, 16 de marzo de 2016

Amor bajo el espino blanco - Zhang Yimou (2010)

espino, blanco, Zhang YimouTítulo original - Shan zha shu zhi lian (The Love of the Hawthorn Tree)
Año - 2010
Duración - 114 min.
País - China
Director - Zhang Yimou
Guión - Yin Lichuan y Gu Xiaobai, basado en la novela homónima de Ai Mi
Música - Chen Qigang
Fotografía - Zhao Xiaoding
Montaje - Meng Peicong
Producción - Zhang Weiping, Cao Yuayi, Hugo Shong y Bill Kong
Productora - Beijing New Picture Film Co.
Género - Drama, Romance
Reparto - Zhou Dongyu, Shawn Dou, Chen Taisheng, Rina Sa, Xi Meijuan, Li Xuejian, Lü Liping, Sun Haiying


Zhang Yimou regresó al cine profundo y poético, pero a la vez sobrio y realista, con Amor bajo el espino blanco, llevando a la gran pantalla el guión que Yin Lichuan y Gu Xiaobai escribieron sobre la novela de Ai Mi. Una historia sencilla basada en hechos reales, no apta para los aficionados mas nerviosos e impacientes, que nos cuenta una hermosa y dura historia de amor durante la Revolución Cultural china, en la que destaca la excelente dirección de Yimou y el magnífico trabajo de sus jóvenes protagonistas, Shawn Dou y, sobre todo, el de la actriz Zhou Dongyu.

espino, blanco, Zhang Yimou

Sinopsis: Mientras que su padre ha sido encarcelado por sus ideas políticas y su madre lucha para alimentar a sus tres hijos, la joven Jing (Zhou Dongyu) es enviada a un remoto pueblecito para su reeducación, parte fundamental y necesaria si aspira a que su familia y ella misma puedan continuar con sus vidas. Pero allí conocerá a Sun (Shawn Dou), un joven hijo de un militar de alto rango de una posición social muy diferente, por lo que una relación entre ambos es poco menos que imposible. Un amor que marcará la vida de ambos para siempre.

El director: Nacido en la ciudad norteña de Xi'an en 1951, el director Zhang Yimou pertenece a la denominada Quinta generación del cine chino, integrada por directores que comenzaron su carrera tras la Revolución Cultural a finales de los años 70. Tras debutar en 1987 con Sorgo rojo, con la que ganó el Oso de Oro de Berlín, pasó a ser uno de los directores chinos con mayor proyección internacional. En su filmografía encontramos trabajos dispares de los que nombraremos varios: Ju Dou: Semilla de crisantemo (1990), La linterna roja (1991), ¡Vivir! (1994), La joya de Shanghai (1995), Ni uno menos (1999), El camino a casa (1999), Happy Times (2000), La casa de las dagas voladoras (2004), La búsqueda (2005), La maldición de la flor dorada (2006), Las flores de la guerra (2011) o Coming Home (2014). Su próximo trabajo, llamado The Great Wall, será la primera producción estadounidense que dirija, contando en su reparto con nombres como Matt Damon o Willem Dafoe. Se espera para febrero de 2017.

La película: Amor bajo el espino blanco podría situarse perfectamente en el lado opuesto de la balanza de trabajos como La casa de las dagas voladorasLa maldición de la flor dorada, en las que la acción y las artes marciales copaban el protagonismo por encima de otras virtudes que brillaban en menor medida. Es este un cine que necesita de una total predisposición del espectador, no apto para todos los gustos y basado principalmente en la sencillez en casi todos sus apartados. Sobresale en ella la enorme capacidad de su director para mostrar un sentimiento tan presente en el mundo del cine, pero tan difícil de no parecer idealizado o llegar a resultar empalagoso, como es el amor, auténtico protagonista del film.

espino, blanco, Zhang Yimou

Y es que una de las características mas llamativas de este trabajo es la forma en la que su realizador utiliza la situación social y política de su país en ese momento como un mero escenario, un condicionante de gran importancia en el desarrollo de la historia, al que Zhang Yimou nunca concede el protagonismo principal, ya que como el mismo declaró en mas de una ocasión, no quería hacer un trabajo de denuncia social o política, sino una hermosa historia de amor. Y vaya si lo consigue, dejándonos un trabajo que fluye de forma perfecta, en el que las miradas y los silencios ganan casi siempre la partida a los diálogos, utilizando constantemente esa habilidad que posee de alargar las escenas sin que pierdan un ápice de fuerza, sino mas bien al contrario.

El guión de Yin Lichuan y Gu Xiaobai, basado en la novela homónima de Ai Mi, resulta ideal para el ejercicio de ese cine de sensaciones y sentimientos en el que se desenvuelve tan bien el realizador chino. La suavidad con la que retrata la situación política del país es una de sus características principales, resultando incluso chocante en algunos momentos que pase tan de puntilla por ella. Su ritmo pausado, casi poético en muchos momentos, es otra de ellas, aunque a la vez puede ser uno de los motivos por los que cierto tipo de espectadores sean reacios a disfrutar un trabajo así, algo que yo no aconsejo. Sus personajes siguen la sencillez instalada en casi todos sus apartados, aunque eso no quita que estén suficientemente bien desarrollados.

En los apartados técnicos destaca la fotografía de Zhao Xiaoding (La casa de las dagas voladoras, La maldición de la flor dorada, Las flores de la guerra, Los niños de Huang Shi), colaborador habitual del realizador cuyo trabajo acompaña a la perfección a la historia, de forma sobria pero sumamente hermosa. El montaje es obra de Meng Peicong, que realiza un trabajo en el que destaca la forma en la que la historia es dividida en pequeños capítulos, separados por una sobria pantalla de color negro. En cuanto a la banda sonora, esta fue encargada a Chen Qigang (Las flores de la guerra, Gui lai Gui lai), compositor responsable de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, que realiza un trabajo de una gran belleza, muy acorde a la historia que se nos cuenta, además de bien insertado en esta.

espino, blanco, Zhang Yimou

En cuanto al reparto se refiere, destacan poderosamente las de sus dos jóvenes protagonistas, Shawn Dou en el papel de Sun Jianxin, un joven que intenta seguir los pasos de su padre, un militar de élite, y Dongyu Zhou en el de Jing Zhang, una joven inocente marcada por los problemas políticos de su padre, en cuyo comportamiento recae la enorme responsabilidad de decidir el futuro de su madre y sus hermanos pequeños, enviada a un pequeño pueblo de las montañas para lo que llamaban su reeducación, lugar donde ambos se conocerán. Ambos llevan el peso de la historia con una naturalidad impropia a esas edades, sobre todo la de ella. Del resto del reparto destacar el trabajo de Meijuan Xi como la señora Zhang, la madre de Jing. Atención especial a la pequeña que acompaña a Sun en la primera escena en la que aparece, que como dicen por estas tierras, está para comérsela.

Conclusión: Amor bajo el espino blanco supone el regreso de Zhang Yimou al cine que mejor sabe hacer, ese donde las emociones son las principales protagonistas. Puede que para algunos sea un cine que busca descaradamente lo que denominan la lágrima fácil, aunque en mi opinión resulta casi imposible contar una historia como esta sin tocar la fibra sensible del espectador. De lo que no hay duda es de que contiene un buen puñado de escenas de una belleza indiscutible, fruto del buen hacer del realizador chino y de su capacidad para mostrarnos el alma de sus personajes. Un drama romántico de una enorme calidad, perfectamente filmado e interpretado, de esos que dejan huella en quien es capaz de meterse en su historia. Cine hecho para los sentidos que merece la pena disfrutar.


espino, blanco, Zhang Yimou

Fuentes consultadas: Filmaffinity, Imdb y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...